Loquillo (2011) Fiestas de La Elipa. Madrid

Sin categoría

Lugar: Fiestas de La Elipa. Madrid
Fecha: 17 septiembre 2011
Asistencia: 3.000 personas
Artistas Invitados:
Precio:
Músicos: José María Sanz Beltrán (voz), Igor Paskual (guitarra y coros), Laura Gómez-Palma (bajista), Laurent Castagnet (baterista), Santi Clomet (teclados y coros), Jaime Stinus (guitarras)

Setlist: En las Calles de Madrid, María, Pégate a Mi, El Hijo de Nadie, Línea Clara, Rock n’ Roll Actitud, Arte y Ensayo, Memoria de Jóvenes Airados, El Hombre de Negro, Cruzando el Paraíso, El Rompeolas, Rock Suave, Carne para Linda, Las Chicas del Roxy, Todo el Mundo Ama a Isabel, Autopista
Bis: Qué hace una chica como tu en un sitio como este (Burning), La Mataré, Feo Fuerte y Formal, Ritmo de Garaje, Rock n’ Roll Star, Cadillac Solitario

 

Y como si de una profecía de Nostradamus se tratara, marcharon todos los barrios sobre La Elipa. Huestes acudiendo perfectamente pertrechadas desde Carabanchel, Orcasitas, Opañel, Las Rozas, Aluche, Vallecas, Herrera Oria, Prosperidad, Plaza Castilla, Villaverde… faltaron a última hora las columnas de La Fortuna y Las Tablas, pero fueron convenientemente suplidas desde Móstoles. También hubo adhesiones fortuitas ya sobre el terreno, siempre en la caseta del PCE, a 10 euros tres minis. Todos con la firme inteción de convertir el último sábado del verano en algo que mereciera la pena recordar.

Loquillo lo pone fácil, pues aunque se supone que su gira de treinta aniversario era durante 2010 (cuando le vimos en Aluche y en La Riviera), lo cierto es que meses después sigue poniendo sobre la mesa sus canciones más incontestables. Ni rastro hubo en esta ocasión de su nuevo material, ese que verá la luz el próximo 4 de octubre bajo el título de ‘Su nombre era el de todas las mujeres’, y del que ya circula estos días un primer video de adelanto, ”Political Incorrectness’. Visto lo visto, casi mejor.

Mejor más que nada porque una verbena a las puertas del cementerio más grande de España a lo mejor no es el mejor lugar para presentar un disco dedicado a la poesía de Luis Alberto de Cuenca. No sabemos si Loquillo será supersticioso, pero buen rollito esto no da en cualquier caso. No fuera que durante alguna de estas nuevas canciones salierar volando uno de los brazos de El Pulpo y tuviéramos que recordar este sábado por otros motivos bien diferentes a los que solemos. Mejor levantarse el domingo exhausto y sin dinero que con siete costillas menos por aplastamiento, en el mejor de los casos.

Fanfarronea Loquillo cuando afirma que no hay nadie mejor que él sobre un escenario en el rock español. Fanfarroea y miente, pero aunque lo sabe, lo dice. Es un chulo pero es nuestro chulo. No podemos tolerarlo porque creemos que ese privilegiado lugar es para Carlos Tarque. Pero la cosa es que aparece sobre el escenario y algo pasa, algo se revuelve entre la concurrencia, algo pasa, no hay indiferencia, hay carisma ahí arriba. Joder es el puto Loquillo, no vamos a descubrir América a estas alturas. Su imagen de armario empotrado llena el escenario, algo no especialmente complicado en esta ocasión, pues el lugar es más bien coqueto, por decirlo de una manera, no sé, coqueta.

‘En Las Calles de Madrid’ abre la noche y se despliegan las banderas. El sonido es bueno, es potente, gracias en buena medida al brillante trabajo que Jaime Stinus e Igor Pascual hacen con las guitarras. La camiseta de Fernando Martín en los Blazers preside la parte trasera del escenario como fetiche necesario. Todo fluye mientras la gente se va apretando en las primeras filas y el botellón a las puertas de la necrópolis de La Almudena se hace exponencialmente más y más masivo. ‘Línea Clara’, ‘Rock n’ Roll Actitud’, ‘Arte y Ensayo’…

‘Memoria de Jóvenes Airados’ suena a clásico, porque Loquillo sigue haciendo clásicos aunque ya no tenga presencia constante en las radiofórmulas. ‘El Hombre de Negro’ y poco después ‘El Rompeolas’, primer auténtico clasicazo de la noche a partir del cual ya todo rueda con naturalidad hacia el climax en una imparable e incontestable sucesión de éxitos que ya todo el mundo corea feliz. ¿Te acuerdas de cuando vimos a Loquillo en La Elipa tío? Oh sí, lo pasamos genial aquella noche, ¿en qué año fue? Hummm… Bueno da igual, el caso es que sí y esto ya nadie nos lo puede robar.

Por si faltara poco, suenan ‘Las Chicas del Roxy’, una de nuestras preferidas y que si perteneciera al segundo lustro de los ochenta sería imprescindible. Acaba el concierto con ‘Autopista’ pero aún faltan los bises más incontestables del rock en español, eso sí se lo vamos a conceder en esta ocasión. Primero con recuerdo a Burning, que siempre serán de La Elipa, y a Johnny Cifuentes y Pepe Risi, con quienes Loquillo asegura que paseó por estas calles, seguramente nocturnamente, hace ya un puñado de años. Después de no dejar muy claro qué hace una chica como tu en un sitio como este, ‘La Mataré’, ‘Feo Fuerte y Formal’, ‘Ritmo de Garaje’, ‘Rock n’ Roll Star’ y ‘Cadillac Solitario’. Mucho más que rocanrol. Mucho más.

El nuevo disco casi está ya aquí, pero Loquillo está disfrutando esta parte como el enano que no es, se nota, se ve. Con este repertorio sólo cabe pasarlo bien, la edad de las canciones en este caso no importa. La edad de nadie importa, hay niños entregados a la causa con vehemencia, y sesentones que pasaban por allí y miran como un ciervo deslumbrado por los faros de un coche en una comarcal de Ciudad Real. Eh, pero se quedan, eh pero menean las caderas, eh pero incluso dan palmas, bravo, chachi que sí. Hay papás y mamás con niños en carritos que te piden, porfa si puede ser, que tengas cuidado para no derramarles las cervezas por encima, adorable precocidaz. Se acaba, se hace corto, Loquillo nunca nos falla y nos despedimos cantando el ‘You’ll Never Walk Alone’ de Gerry and The Peacemakers voz en grito, feliz colofón incluso para los del botellón.

Comparte
Tagged

5 thoughts on “Loquillo (2011) Fiestas de La Elipa. Madrid

  1. Sí, claro que me acuerdo de cuándo vi a Loquillo en La Elipa, en septiembre de 2004, en el mismo escenario y casi, casi, el mismo repertorio que éste. Entonces llevaba aún la coletilla "y Trogloditas", pero a todos los efectos fue el mismo concierto. Previsible e infalible.

    Estoy listo para una gira de teatros con un repertorio B.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *