crónica del vive latino de zaragoza 2022

Vive Latino (2022) Zaragoza

Crónicas
El Vive Latino 2022 entre dos mundos

TEXTO: Ana Yunuén Castillo Colín

FOTOGRAFÍA PRINCIPAL: Daniela Casteñeda / Vive Latino

Después de tres años de espera, llegó por fin el Vive Latino este 2022 a Zaragoza con más de 16 000 asistentes diarios. Al entrar, después de los cacheos de revisión y seguridad, aparece el punto violeta como importante recordatorio para la sociedad ante la violencia machista. En el camino al escenario Ámbar, aparecen los Mexicráneos, que guían a las sedientas almas hacia el Mictlán para beber de la música de Miss Caffeina. En punto de las 17:00 horas el festival inicia divertido y potente, con temas como ‘Merlí’ o ‘Mira cómo vuelo’. Casi al final de su presentación Alberto Jiménez reprueba las bulas que sufrió un niño y que reflejan “cosas de adultos”. La denuncia invita a cantar ‘Reina’ y gritar “voy a liberarme y perdonarte”, confirmando una vez más que la música y la política se vuelven a encontrar en el arranque del festival Iberoamericano.

En el escenario Nautalia escuchamos a Sidonie, con ‘Carreteras infinitas’ y que nos recuerdan lo difícil de las relaciones a distancia (sin embargo nunca imposibles) con ‘Un día de mierda’. Regresamos al escenario Ámbar para ver a los Babasónicos, banda argentina de rock alternativo que empezaba con la petición “Hazme el amor hasta el amanecer” ante un público que ondeaba banderas de Colombia, México, Uruguay, Honduras, Nicaragua y Argentina. Algunos incluso las portaban en la espalda como súper héroes que han logrado llegar hasta aquí para cantar los éxitos como ‘Bye bye’, ‘Irresponsables’, ‘El colmo’ y ‘Putita’ entre los movimientos sugerentes y sexis de Adrián Dárgelos, que a sus 53 años no deja de lucir sexy y ‘Carismático’ mientras canta ‘La pregunta’: ¿quién va a defenderte de mi?, ¿quién está dispuesto a luchar?, ¿ quién va a reclamar? Y cómo apología del inmigrante termina con ‘El colmo’, provocando un nudo en la garganta para corear “canción llévame lejos, donde nadie se acuerde de mi, quiero ser el murmullo de alguna ciudad’, como todos los que vivimos fuera de la tierra que nos vio nacer.

LUCHA LIBRE

La música abrió camino a la lucha libre. Entre acrobacias y llaves, aparecieron en el ring los luchadores Century Junior, Cuchillo, Prometeo y Epidemius para hacer voladoras y caídas ante un público que tímidamente se atrevía a gritar ¡Chíngatelo! y ¡Dale en la madre! propios del argot mexicano. Con los primeros acordes de ‘No puedo vivir sin ti’, los asistentes llegan al escenario Nautalia para corear con Coque Malla ‘La carta’, ‘Me dejó marchar’ y ‘Adiós papá’.

La cantautora Mon Laferte, inicia con temas como ‘Tormento’, ‘Si tú me quisieras’ y ‘Amor completo’, que con estilo orquestal logra crear una atmósfera de melancolía y fuerza que hace gritar a un público que se entrega a la potencia de sus voz mientras aparece el Apruebo chileno. Silvana Estrada se une a la fiesta chilena con picor mexicano para cantar ‘La trenza’ y hacer sonar el bolero latinoamericano a las tierras de Iberia. Brindamos, lloramos y cantamos con los temas ‘Por qué me fui a enamorar de ti’, ‘Tu falta de querer’, ‘Mi buen amor’ y ‘Amárrame’.

Cae la noche y el escenario Vuse acoge a los Aterciopelados, grupo colombiano con más de 30 años de tradición musical, que nos deleitaron con ‘Cosita seria’, ‘Baracunatana’, ‘Maligno’ y ‘Piernas’. Canción esta última que reivindica la aceptación, el amor y el cuidado a la naturaleza del cuerpo femenino, en contra del discurso capitalista que objetiva el cuerpo de la mujer. La música y la crítica política se vuelven a morrear bajo el coro de ¡El pueblo unido jamás será vencido! con reminiscencias al amor y al goce de ‘Bolero falaz’ y ‘Florecita rockera’.

MOLOTOV Y VETUSTA MORLA

El grupo Molotov hace honor a su nombre con una explosión chilanga que trajo el power mexicano a orillas del río Ebro con canciones llenas de sátira política y crítica social. ‘Amateur’, ‘Frijolero’ y ‘Gimme tha power’, esta última considerada todo un himno en Latinoamérica. El público saltó y gritó ‘Puto’, bajo la advertencia del cantante Micky Huidobro de que, ni la canción, ni el grupo son homófobos.

Bajo la mirada de Saturno con una luna en cuarto creciente, Vetusta Morla cumple por fin el objetivo, trazado hace dos años, de tocar en el festival. En 2020 no pudieron pisar suelo azteca y Leiva cantó en su nombre ’23 de junio’ provocando lágrimas en el público que los esperaba del otro lado del mar. Hoy logran hacer justicia poética para recordar que “nunca se sabe dónde puedes terminar o empezar” con temas como ‘Copenhague’, ‘Puñalada trapera’, ‘Al final de la escapada’ y ‘La virgen de la Humanidad’. Pucho poseído por la fuerza de la melancolía confiesa el deseo de que, en el futuro, más bandas crucen el Pabellón puente para unir, a través de la música, ambos lados del mar ante los ‘Cuarteles de invierno’ que se avecinan. Las luces se apagan y termina el primer día con el espíritu suspendido en los hilos que cuelgan en la última vara del escenario.

SEGUNDO DÍA

El segundo día empieza con María Guadaña y su banda Los afiladores con vibrante ritmo de rock urbano y post punk. Bajo el ardiente sol zaragozano de las 18:00 aparece la nostalgia hecha nota de Mikel Erentxun con canciones como ‘Mañana’, ‘Cartas de amor’, ‘Está luz nunca se apagará’ o ‘La vereda’ para hacernos recordar las veces en que llueve en el diván para que nos crezcan alas en las ‘Cicatrices’. Termina con temas emblemáticos que canta el público como ‘Una calle de París’, ‘Esos ojos negros’, ‘A un minuto de ti’ y ‘En algún lugar’.

La banda mexicana Little Jesús hace bailar al público del escenario Vuse, con temas como ‘Azul’ y ‘Tqm’. En el mismo lugar a las 20:00 horas llegó el Instituto Mexicano del Sonido con su estilo sonidero y electrónica para tocar ‘El micrófono’ y ‘México’ con trompeta de mariachi que le da todo el feeling, pero queda en deuda ante la falta de un cierre contundente. En el escenario principal Nautalia, Amaral canta con rugido zaragozano, mientras la media luna se asoma entre las notas de ‘Hoy es el principio del final’, ‘Cómo hablar’ y ‘El universo sobre mí’.

CAFÉ TACUBA, CALIGARIS Y LEIVA

A la espera de Café Tacuba, el grupo mexicano más importante en esta edición, ganadores de un Grammy y un Grammy latino, se coreaba ‘Cielito lindo’ hasta la aparición del pulso de corazón y tambores aztecas como llamado para Joselo (guitarra), Meme (teclados y coros) y Quique (bajo y contrabajo) y Rubén Albarrán (voz). Tocan temas como ‘Eres’, ‘Quiero ver’, ‘Las flores’, ‘Amor divino’ y ‘El baile y el salón’. Cuando tocan ‘El puñal y el corazón’, confirman la presencia de Tezcaltipoca (dios azteca de la noche), que invita a los integrantes a bailar en coreografía ‘Déjate caer’ para danzar entre la vida y la muerte, cómo todo lo Mexa. Al final del ritual, bajo los efectos de 400 conejos, Meztli (la luna) se hace presente para testificar que esta noche, es prehispánica bajo los cielos de Hispania.

Las almas acuden al llamado y el público latinoamericano se congrega en el escenario Vuse para ver la fiesta circense y espectacular de los Caligaris, haciendo saltar a los asistentes con temazos como ‘Kilómetros’, ‘Razón’, ‘Quereme así’ hasta terminar ‘Todos locos’. El público hispano subió hacia el escenario Nautalia para corear con Leiva éxitos ‘Como si fueras a morir mañana’ y ‘Lady Madrid’. Tuve la oportunidad de ver a ambos artistas en el Vive Latino 2020 en la Ciudad de México, donde ocurrió todo lo contrario. Leiva se presentaba en un pequeño escenario íntimo, mientras los Caligaris llenaban la capacidad para 26,000 personas del Foro Sol, donde me fue imposible verlos como hoy, desde segunda fila.

DESENLACE FINAL

Ximena Sariñana apacigua el espíritu con baladas románticas como ‘Una vez más’, ‘Vidas paralelas”’ y la cumbia mexicana con ‘Mis sentimientos’. Alrededor de la 1:00 am, nos congregamos en el escenario Nautalia para escuchar a Kase.o jazz magnetism, quien desde los primeros versos confirma su potencia contestataria con ‘Yemen’, denuncia los mensajes manipuladores de los medios de comunicación e invita a decir ¡No! hasta el ‘Renacimiento’. La mezcla de acordeón, trompeta y sintetizadores de Nortec: Bostich + Machine aparece en el Ámbar para hacer vibrar al público entre luces rojas y amarillas con su tema ‘Tijuana Sound Machine’.

Como cierre del festival, florecen las Kumbia Queers con una cumbia porteña y fresca versionando temas como ‘Cariñito’ y ‘La cumbia de los pajaritos’ para anunciar la llegada del amanecer en las próximas horas. Termina el primer Festival Vive Latino en España, con la magia del espíritu iberoamericano que confirma la ruptura de las fronteras, la caída de los prejuicios y la ausencia de los silencios trazando huellas imborrables en el apapacho que ofrenda la música.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *