revólver entrevista

Revólver: “La gente tiene ganas de alegría y parece que la distorsión nos alegra un poquito más”

Entrevistas
Carlos Goñi (Madrid, 1961) vuelve al formato trío eléctrico con Revólver en ‘Apolo Tour’. Una gira de conciertos decididamente rockeros con la que recorrerá todo el país durante los próximos meses. Vamos al lío sin rodeos con esta entrevista al líder de Revólver.

ACTUALIZACIÓN RELACIONADA: Aplazado el concierto de Revólver este 6 de mayo en el Teatro Coliseum de Madrid (comunicado del grupo)

Tenemos concierto este jueves en Madrid y otros muchos por delante. ¿Cómo te encuentras? ¿Cómo está Revólver?
Como siempre emocionado. Cuando toco en Madrid son conciertos muy bonitos y me lo paso muy bien. Así que con muchas ganas.

Bueno, y que ahora la Gran Vía es el Broadway de los conciertos. Con esto de la pandemia se ha concentrado todo ahí y hay bastantes a pesar de las dificultades
Y ya era hora, oye. Eso de Broadway está bien, es una buena foto, jeje. A mí me parece que la música nunca debió salir de los teatros. Eso es algo que llevo manteniendo toda la vida, porque para mí los teatros son el sitio perfecto para un concierto. Porque lo ves bien, lo oyes bien, no tienes a un idiota que te tira la cerveza encima.

¿También es el sitio idóneo para el rock? ¿No es más de garitos?
Pues no lo sé, no lo sé. Uno de los conciertos de mi vida fue Jackson Browne en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, con 15.000 personas sentadas. Al final resulta que, fuera de este país, muchas grandes salas de conciertos son con gente sentada. Anda que no ha habido conciertos memorables en el Carnegie Hall o en cualquier sitio en Londres, y son todos sentados. No te creas que me gusta mucho tocar en garitos, he tocado muy poquito en ellos. No me satisface en exceso porque al final la gente parece que está como a otra cosa.

Al final lo que importa es tocar
Ahí le has dado en todo el centro. Aquí hay que tocar y ya está.

“Siempre he dicho que más que al mundo de la cultura pertenezco al del entretenimiento”

Lo dices tú en la presentación de este Apolo Tour, ¿no? Que el músico tiene que tocar, tiene que entretener y esa es su labor principal. Estar ahí
Igual hay compañeros que no están muy de acuerdo conmigo, pero yo siempre he dicho que más que al mundo de la cultura pertenezco al del entretenimiento. Conceptualmente, si lo podemos entrecomillar mucho, eso de la cultura es otra cosa. Yo entiendo que se trata de entretener. Yo siempre he grabado discos para poder tocar más, no es una cuestión de estar en la carretera porque no se vendan discos. Hago un montón de conciertos al año y espero seguir haciéndolos porque mi oficio es tocar y eso es lo que me divierte.

¿Te ves más en la faceta de ‘tocón’ que de compositor?
No. Qué va. Tengo más de 200 canciones editadas, jeje. Yo creo que básicamente soy compositor y luego pues toco la guitarra y soy guitarrista. Ahora en formato trío eléctrico y si Dios quiere será así como continúe el resto de mi carrera porque es el que más me gusta. Es lo más difícil de conseguir que suene, pero cuando esto suena bien, no hay nada que se le parezca. He pasado por todo tipo de formaciones a lo largo de los años, pero me lo paso fenomenal ahora mismo en el escenario. Disfruto tanto en el estudio, como en la carretera, como en casa escribiendo. Son tres facetas al final de las que por suerte puedo hacer y disfrutar.

Estoy muy de acuerdo con lo del sonido que comentas. Me gusta especialmente el directo que tienes grabado en la Joy. Porque cómo suena esa Gibson, ¿no?
Es que esa señorita o la Strato blanca que saco, cualquiera de las dos, tienen cincuenta años. Dan lo mejor de sí mismas, jaja, es una gozada compartir escenario con ellas. Fíjate, me hace mucha ilusión esto que dices porque eres la primera persona, en todos estos años, que me habla de mi Gibson. Con lo que yo amo a esa guitarra. Es la primera vez que en una entrevista alguien me pregunta por ella, así que te estoy muy agradecido.

Bueno, gracias a ti por enchufarlas, jeje. Y esto es lo que vamos a ver en esta gira entonces. Esa electricidad y esa potencia
Pues sí. Además, he cambiado el repertorio y me lo he llevado a otro sitio que ahora mismo me apetecía mucho más. Porque en los últimos años, además, sobre todo los dos últimos, he hecho sobre toco conciertos acústicos. Y la verdad es que me apetecía ese cambio. Y como por suerte en Revólver se puede combinar con absoluta normalidad y no rechinan a nadie, pues me apetece meter electricidad.

Igual es que eso es lo que pide ahora mismo el cuerpo en 2021. Un poquito de caña después de todo lo vivido
Pues fíjate, a mí sí. Sí. Por eso lo hago. Yo creo que la gente está con unas ganas tremendas y lo vi el otro día al empezar la gira en Zaragoza. Reconozco, además, que el público me trata con muchísimo cariño, de siempre. Pero una de las cosas que me sorprendió mucho fue la larga ovación cuando llegamos al escenario y cuando nos fuimos. Es de esas cosas que te da la sensación de que la gente tiene muchas ganas de alegría y parece que la distorsión a veces nos alegra un poquito más, jaja.

Un poquito de distorsión te alarga la vida, jajaj
Sí, sí, jaja

La gente tiene ganas de eso y de conciertos, pero también hay quien dice que los conciertos para qué. Que no quieren ir, que tienen reparo, que no los consideran necesarios
Yo lo entiendo eso también, eh. Mi hijo tiene una frase maravillosa que dice ‘esto es una mierda porque aquí todo el mundo va a lo suyo, menos yo que voy a lo mío’, jaja. Es buena, eh. Yo creo que hay mucho miedo acumulado, miedo distópico, no sabes de quien fiarte ni a qué agarrarte. He tenido mucha suerte porque el año pasado hice 25 conciertos y me moví muchísimo. Y la semana justo antes del primer confinamiento, recuerdo que estuve en cinco ciudades diferentes y me relacioné con mucha gente. Podía haber cogido el virus cinco o seis veces, pero no pasó. Yo creo que cualquiera puede pillarlo, pero a poco que mantengas un poco la coherencia, lo normal es que te puedas ir medio librando. Yo creo, eh, es mi opinión. Pero entiendo absolutamente que la gente tenga miedo.

Yo creo que esa es gente que igual no es tan aficionada a los conciertos como podemos ser nosotros y por eso presciden
Pues también. Pero también hay mucha gente a la que le encanta el teatro como tal y tampoco va. Tengo que decir que las medidas en los conciertos son totales. Estoy muy orgulloso de todo el trabajo del sector, con medidas de seguridad extraordinarias. Si el resto de profesiones o estratos sociales se hubieran comportado de la misma manera, seguramente estaríamos de otra forma.

Oye, ¿y eres de los que han compuesto mucho en el último año?
No, qué va. Nada y además con toda la intención, fue premeditado. Pero los años anteriores había trabajado tal bestialidad de horas que me podía permitir el lujo por tener mucho material acumulado. Me he dedicado, fíjate, a ganar la batalla contra los kilos, jeje. No quería escribir porque no quería que la situación me contaminara nada de lo que pudiera salir. Pero ya he empezado otra vez.

Revisando un poco tus últimos discos he recordado una canción, ‘La moral mora en la moneda’ (2015), que me llama la atención por la crítica y porque es totalmente atemporal. Lo dice todo y contra todos
Y me podrían meter en la cárcel, jaja. Hay un libro de Rafael Chirbes que se llama ‘En la orilla’ que describe a la perfección la situación que estaba pasando este país. Después de leerlo fue como un puñetazo en la cabeza y la canción salió sola. Cuando la música que haces es muy clásica, y yo soy muy consciente de que jamás he estado en vanguardia y no tiene pinta de que lo vaya a estar, porque lo que me importa en realidad son las canciones… Cuando lo que haces es muy clásico el tiempo es infinitamente más benévolo contigo que cuando estás en la vanguardia, porque en ese caso el rodillo del tiempo no va a ser tan amable. En mi caso, es verdad que soy muy clásico, por eso los años tratan bastante bien a mis canciones. Te pueden gustar más o menos, Y probablemente ese tipo de letras cotidianas hace que valgan para ayer, para hoy y para mañana.

Siempre has contado historias que si te pillan en un momento muy concreto, te pillan con fuerza
Tampoco sé cómo se hace eso. No sé cómo se hace una canción que venda un millón de discos, jeje. Al final, hago lo que me sale del corazón, como siempre, sin tener demasiado en cuenta por donde circula el entorno. No por una actitud egocéntrica, todo lo contrario. Es que no se me ocurre otra forma de ser más honesto.

Siendo todo lo honesto que puedas llegas a más gente, eso es así. La honestidad vende porque conecta
Y lo principal, fíjate, es que puedo dormir bien por las noches. Haciendo lo que me dicta el corazón, duermo francamente bien. De esa manera, si te exiges y das el máximo, pues como dice la frase, quien da lo que tiene no está obligado a dar más. Y así convivo relativamente bien conmigo mismo.

“Cogí la guitarra de adolescente y tengo 59 años y vivo muy dignamente de esto. Fíjate si no es suficiente éxito”

Venga, y qué planes tenemos para este año. Tocar todo lo posible
Los planes siempre pasan por tocar todo lo que se pueda. Eso es lo primero. También por escribir, claro. Pero tocar todo lo que pueda es mi oficio desde que me levanto hasta que me acuesto. La vida no es ascendente desde que empieza hasta que acaba, tiene subidas, bajadas, curvas en su mayoría sin señalizar. A veces va a verte más gente y otras menos, pero así funciona. Y los planes son seguir ahí.

En un año como este, tan fulero y tan raro, no sé qué puede ser el éxito para Carlos Goñi. Comparando si quieres cuando cogiste la guitarra por primera vez con trece años, que igual te imaginabas tocar en el Hollywood Bowl. No sé. ¿El éxito es seguir colgándose la guitarra?
Pues cogí la guitarra de adolescente y tengo 59 años y vivo de esto muy dignamente. Fíjate si no es suficiente éxito. Claro, para mí, el éxito es levantarte por la mañana y amar profundamente lo que tengas que hacer. En ese sentido soy un hombre extraordinariamente exitoso, porque amo mucho lo que hago. Gracias a Dios, el concepto de Revólver goza de muy buena salud y consigo llenar la nevera. Eso me parece un éxito brutal. Más allá de que llenes el WiZink Center diez días seguidos, que entonces está todo el mundo muy contento también, pero es otra cosa.

Pues por muchas noches de rocanrol. Además, ruidoso. Que tengo que confesarte que a mí así me gustas más, jaja
Jajaja. Tengo amigos que me dicen que es tan complicado pillarme en un concierto eléctrico que cuando lo suelto se quedan en plan ‘pero qué macarra’. Y sí, la verdad es que tengo esa dualidad de coger la acústica o la eléctrica. Eso es una maravilla.

REVOLVER: CONCIERTOS PARA 2021

6 de mayo. Madrid. Teatro Coliseum
7 de mayo. Las Palmas. Auditorio Alfredo Krauss
8 de mayo. Fuerteventura. Auditorio Insular
14 de mayo. Cádiz. Teatro Falla
15 de mayo. Lanzarote. Teatro Salinero
29 de mayo. Molina de Segura. Teatro Villa de Molina
4 de junio. Getafe. Auditorio Garcia Lorca
26 y 27 de junio. Valencia. Palau de Les Arts
2 de julio. Oviedo. Teatro Campoamor
7 de octubre. Alicante. Teatro Principal
6 de noviembre. Alcázar de San Juan. Teatro Auditorio Municipal

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *