Los Rodríguez: “Fuimos Tequila reposado”

Libros

FOTOS: Ricardo Rubio

No ha sido para tocar, sino para charlar. Para echar la vista atrás y compartir algunos recuerdos. La reunión de Los Rodríguez no ha sido, por tanto, lo que tanta gente desearía, pero ha ocurrido esta mañana de lunes otoñal en Madrid.

El motivo de esta reunión es ‘Sol y sombra‘, la biografía de Los Rodríguez escrita por Kike Babas y Kike Turrón y ya disponible en la web de la editorial Bao Bilbao. Y para presentarla se han juntado Ariel Rot, Andrés Calamaro y Germán Vilella.

“No les dio tiempo a hacer un disco malo”, ha bromeado Kike Babas, quien toma como punto de partida del libro el momento en el que Ariel y el difunto Julián Infante fueron a Barajas a recibir a un Calamaro dispuesto a cambiar de vida y a probar suerte con un grupo en Madrid en 1989.

“Para mí era fundamental que viniera Andrés cuando Julián me dijo de formar un grupo en Madrid. Habíamos establecido una alianza musical muy poderosa. La única condición que le puse a Julián para empezar esto fue que yo traía al cantante. Y fue un gran acierto”, ha destacado Ariel.

Calamaro ha comentado al respecto que para él fue “volver a nacer casi con treinta años”, mientras que Germán ha admitido que no conocía al argentino. Pero cuando empezaron a ensayar sufrió “un shock en tres canciones” al ser consciente del talento que acababan de fichar para sus filas.

Así empezaron a ensayar antes de tener canciones, en los locales de Tablada 25, en Tetuán. Y llegarían poco a poco los discos de estudio ‘Buena suerte’ (1991), ‘Sin documentos’ (1993) y ‘Palabras más, palabras menos’ (1995). Tres obras rematadas con el exitoso recopilatorio ‘Hasta luego’.

“Cuando nos separamos, dijimos hasta luego. Oficialmente se puede decir que nunca rompimos“, ha apuntado Germán. Y ha recordado Ariel: “Fueron 6 años de muchísima intensidad en los que quizás vivimos lo que otros grupos en una década o nunca. Podíamos pelearnos por un acorde y dejar de hablarnos durante dos horas, así que ese tiempo quizás fue suficiente”.

Andrés, por su parte, ha destacado que podrían haberse reunido en el año 2000, pero fue cuando murió Julián: “No sé dónde estábamos cada uno. Para mí el reunirnos habría sido una auténtica salvación”.

Las posibilidades de una hipotética reunión se fueron del todo con las muertes en 2006 del guitarrista Guille Martín y en 2007 del bajista Daniel Zamora. Eso sí, recientemente Ariel, Andrés y Germán se han reunido para grabar una versión del ‘Princesa’ de Joaquín Sabina en el disco de homenaje al jienense. “Si entonces éramos primos, ahora somos hermanos“, ha resaltado Calamaro sobre su relación actual.

“Fuimos Tequila reposado“, ha resumido Andrés sobre el estilo del grupo, haciendo un juego de palabras con la condición de Ariel y Julián como exintegrantes de Tequila. Y sobre lo que pudo ser y no fue, ha lamentado que no se dieran las circunstancias en su momento para hacer giras por toda Latinoamérica. “Hubiésemos gustado mucho en Colombia y Perú”, ha lanzado Calamaro.

Sí tocaron en Argentina y triunfaron en España llegando a presentarse en la plaza de toros de Las Ventas -concierto lanzado recientemente-. Eran los años del rock latino en su máximo esplendor, aunque es esta una etiqueta que no les gusta demasiado.

“Se la inventó la industria para vender a otros grupos como Maná“, ha dicho Germán, con Andrés asintiendo: “Aún hoy no lo comprendemos; no nos gustaba sentirnos parte de una movida que no entendíamos”.

Sobre todo esto hablan los músicos en ‘Sol y sombra’, donde está la historia de la banda contada por sus protagonistas y otros artistas y profesionales que lo vivieron de primera mano.

A saber: compañeros de discos (Sergio Makaroff, Candy Caramelo, Raimundo Amador), de local de ensayo (Coque Malla de Los Ronaldos, Jaime Urrutia de Gabinete Caligari, Javier Abreu de La Frontera), de escenario (Pablo Carbonell de Toreros Muertos, Josele Santiago de Los Enemigos, Mercedes Ferrer), de vecindario (Javier Corcobado, Ambite de Pistones), de la noche madrileña (Ángel Altolaguirre, Manolo UVI, El Gran Wyoming) o de compañeros que siguieron su carrera con ávido interés (Enrique Bunbury de Héroes del Silencio, Carlos Tarque de M-Clan, Fito Cabrales de Platero y Tú, Iván Ferreiro de Los Piratas), además de periodistas (Diego Manrique, Jesús Ordovás, Santiago Alcanda), fotógrafos (Alberto García-Alix), productores musicales, promotores, representantes discográficos, managers e ilustradores.

Un trabajo intenso que empezó a gestarse en 2013, cuando los autores se lo propusieron a Calamaro. Después convencieron a Ariel en los camerinos del concierto de los Rolling Stones en el Santiago Bernabéu en 2014. Y luego terminó cayendo también Germán. Y ahora todo eso ya es un libro.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *