Los Rodríguez se juntan para presentar ‘Sol y sombra’

Libros

Se cumplen exactamente 30 años de la llegada de Andrés Calamaro a Madrid para formar un grupo con sus amigos Ariel Rot y Julián Infante y el baterista Germán Vilella. Así nacieron Los Rodríguez, quienes en su corta pero intensa vida dejaron un indeleble poso en la música popular en castellano de nuestro tiempo.

Para celebrar la efeméride, Andrés, Ariel y Germán (en el recuerdo Julián) ofrecerán una rueda de prensa ante aforo reducido este 5 de octubre en Madrid para presentar ‘Sol y sombra’, la biografía oral de Los Rodríguez escrita por Kike Babas y Kike Turrón (más información en www.editorial.baobilbao.com).

La historia de la banda está contada por sus protagonistas y otros artistas y profesionales que lo vivieron de primera mano. Con la participación de Andrés, Ariel y Germán, a cuyos recuerdos se unen casi un centenar de voces de los más distintos ámbitos.

A saber: compañeros de discos (Sergio Makaroff, Candy Caramelo, Raimundo Amador), de local de ensayo (Coque Malla de Los Ronaldos, Jaime Urrutia de Gabinete Caligari, Javier Abreu de La Frontera), de escenario (Pablo Carbonell de Toreros Muertos, Josele Santiago de Los Enemigos, Mercedes Ferrer), de vecindario (Javier Corcobado, Ambite de Pistones), de la noche madrileña (Ángel Altolaguirre, Manolo UVI, El Gran Wyoming) o de compañeros que siguieron su carrera con ávido interés (Enrique Bunbury de Héroes del Silencio, Carlos Tarque de M-Clan, Fito Cabrales de Platero y Tú, Iván Ferreiro de Los Piratas), además de periodistas (Diego Manrique, Jesús Ordovás, Santiago Alcanda), fotógrafos (Alberto García-Alix), productores musicales, promotores, representantes discográficos, managers e ilustradores.

EXTRACTO DE SOL Y SOMBRA, disponible en editorial.baobilbao.com

MADRID. ÚLTIMA SEMANA DE SEPTIEMBRE 1990

Andrés Calamaro: “Ya no recuerdo en qué estaba pensando cuando cogí el avión en dirección a Madrid. Tenía una vida organizada en Buenos Aires, una mujer, una casa y un estudio doméstico de grabaciones, además de mi colección de discos. Supongo que venía a probar fortuna y a formar un grupo con ciertas ilusiones. Y sí, hubo jam la misma noche de mi llegada”.

Ariel Rot: “Fuimos a recibirlo Julián Infante y yo a Barajas, en un estado lamentable. Tanto, que nos paró la guardia civil en el aeropuerto. Andrés llegó con el teclado bajo el brazo, también con unas pintas tremendas y una maleta hecha polvo. Prácticamente nos fuimos directos a tocar”.

Germán Vilella: “En mi vida había oído el nombre de Andrés Calamaro. La idea en principio no me gustó especialmente. No obstante, como fan que era de Ariel y Julián y de la música en general, que hubiese otro argentino en el grupo me parecía fenomenal. A los pocos minutos de tocar con Andrés me di cuenta del talento que tenía, son cosas que se notan en apenas tres compases”.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *