héroes del silencio canciones

Hablemos de Héroes del Silencio

Artículos

Hablemos de Héroes del Silencio porque algo ha pasado en las últimas semanas. Se encendió de repente una luz que llevábamos tiempo dando por fundida. Esas que no cambias por pereza y justo cuando lo vas a hacer, eh, que luce.

Supongo, que no lo sé, que hay cierta electricidad latente. Un mínimo necesario para no morir del todo. Son las canciones, que ya lo sé. Y vamos a escoger unas poquitas, venga va.

MAR ADENTRO

Esa guitarra que resume la eternidad dentro de la cual nada somos. Ese RE menor, ese FA que todos aprendimos en mayor o menor medida y que, efectivamente, lo encerraba todo. Ya estaría.

OLVIDADO

Cómo de sobrado vas, igual sin saberlo realmente, para dejar fuera del LP ‘Olvidado’. Un pepinazo de post punk nuevaolero guitarrero semejante. La atmósfera es formidable y los aullidos-gruñidos lo tienen. El riff es tan perfecto como los de Malcolm Young.

LA CARTA

Me voy a tirar a la piscina sin casco. ‘La carta’ es la mejor canción de Héroes del Silencio. Tampoco llevo flotador. De alguna manera, está todo aquí: guitarras ambientales de Juan, una base robusta, esa letra de Bunbury tan sincera. El resto lo pone cada cual. Lo ponemos nosotros.

DECADENCIA

Ya se veía la tendencia al hard rock de una parte del grupo. No está grabada con toda la fuerza de los directos, pero ya está ahí. Los fans de The Cure y U2 miraban hacia un rollo más pesado. ‘Decadencia’, de alguna manera, es casi grunge. Qué Seattle ni que ídolo muerto: el grunge es una jota de resaca chunga y muy comprometida.

RELACIONADO
NUESTROS NOMBRES

Es muy importante ‘Nuestros nombres’ porque dice Enrique “joder qué zoquete” y eso es cultura popular patria. Y porque queda clara la evolución hacia el rock más duro. El riff de Juan Valdivia es agua bendita del Ebro. Enloquecimos todos con ese ritmo.

LA SIRENA VARADA

Nadie entiende una maldita palabra pero todos la cantan. Eso es un don que se nos escapa a todos, incluso a ellos. Qué arpegio tan bonito. Ese bajo en conjunción con el latido. Tantas noches en tantos bares abrazado a tus iguales. No duermas nunca más. Que vienen los estupas, sonreid.

DESHACER EL MUNDO

Empezar porque sí y acabar no sé cuando resume todo. Arrancaron asi los Héroes en el Palacio de los Deportes en 1996 y 25 años después sigue siendo mi definición del fin del mundo. Vamos a morir, pero contentos. Totalmente arriba. El sonido de este disco es muy personal, me pone un poco. Eso es.

LA ESPUMA DE VENUS

Todo lo que se parece a Pink Floyd adquiere de inmediato cierto tipo de inmortalidad. El mejor solo de la historia del rock es el de David Gilmour en ‘Comfortably Numb’ y, bueno, justo detrás está este de Juan Valdivia. La misma distorsión, ese tipo de expresividad, ese tipo de expresividad que te rinde los brazos de gallina.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *