wilco botánico

Wilco (2022) Noches del Botánico. Madrid

Crónicas

Los aviones de la cumbre de la OTAN nos sobrevuelan durante el concierto de Wilco en las Noches del Botánico. Planean a altura inusualmente baja los cazas por nuestro espacio aéreo. Creen divisarnos y localizarnos, pero en realidad no estamos. Somos una ensoñación generada por unos Wilco que nos llevan de viaje a otro lugar en el que ‘ellos’ no nos podrán encontrar.

Periplos sobre ruedas por interminables carreteras rectas. Canciones en el porche bien entrada la noche. Country vieja escuela. Eso es lo más nuevo de la banda, ‘Cruel country’ editado hace apenas unos pocos días y grabado por el sexteto en vivo (como no hacían desde hace una década) en su cuartel general en Chicago.

Todas las fotos son de Víctor Moreno – Noches del Botánico

Una veintena de temas escritos por Jeff Tweedy durante la pandemia y en las que Wilco toma conciencia más que nunca de sí misma como banda de country. Así lo atestiguan nuevas composiciones como ‘I am my mother’, ‘Story to tell’ o la propia ‘Cruel country’, con sus reflexiones sobre Estados Unidos: “I love my country like a little boy. Red, white and blue. I love my country, stupid and cruel. Red white and blue”.

Lo más fresco se intercala con lo añejos en un repertorio en el que casan también perfectamente ‘A shot in the arm’ o ‘I am trying to break your heart’. Es esta última el primer gran momento de un recital en el que se aprecia que el público aún está por asimilar el material más reciente. La banda, como siempre, suena perfecta, equilibrada, nos conduce por bonitos parajes y aprieta el acelerador cuando la ocasión lo requiere. Hacen tan fácil lo difícil. Sin aspavientos innecesarios, con una precisión escrupulosa. El gentío viaja con ellos, pero jalea mucho más ‘Handshake drugs’ que ‘If I ever was a child’ o ‘All across the world’.

RELACIONADO

También ‘War on war’ es recibida con jolgorio por los 4.000 asistentes. Bien apretaditos en la zona de pista, por cierto. En esta gira que tiene cita doble en las Noches del Botánico, Wilco está presentando su ‘Cruel country’ con todas las consecuencias, poniéndoselo difícil a sí mismos, evitando caer en la autocomplacencia de las veladas de grandes éxitos. El público sí que cae embelesado con ‘Bird without a tail / Base of my skull’ o ‘Hearts hard to find’, pero aúlla con ‘Impossible Germany’.

Cambia la energía de la velada en ese momento, mientras la canción va creciendo y crece a su vez la impaciencia por el punteo de guitarra central de Nels Cline. Soberbio. Portentoso. Torrencial. Uno de esos solos que se corean con lololo, algo que en realidad no va mucho con Wilco. Pero es que Wilco son muchas cosas y, aunque ahora estén cómodos en su vereda más country son, en esencia, una banda de rock americano. Con todo lo que eso conlleva de setentero y de noventero. El público canta oe oe oe, Glenn Kotche marca el ritmo con el bombo y se encienden las luces.

Se partió en dos la noche en este pasaje con Nels Cline de vuelta, menos mal, tras perderse varios bolos anteriores por España por covid. Fuimos afortunados. ‘At least that’s what you said’ pone a la gente de pie, algo que no había realmente ocurrido demasiado hasta este punto. Y ‘Via Chicago’ es el despelote habitual con sus contrastes melódicos y esa explosión aparentemente desordenada que deja al personal atornillado al sitio y con los brazos en alto. Es ahí, cuando Wilco mezclan tradición (a lo The Band, Gram Parsons, Bob Dylan) con vanguardia alternativa cuando provocan una respuesta más intensa del respetable.

Para el tramo final quedan ‘Jesus Etc’ y ‘California stars’ de las más populares, ‘Falling apart (right now)’ de la más reciente cosecha y ‘Monday’ con ‘Outtasite (Outta mind)’ como viaje abiertamente rockero a su propia prehistoria. Parecen una banda diferente a la que justo dos horas antes empezaba un concierto de tono acústico, que acaba con todos metiendo los dedos mojados en el enchufe, totalmente electrificado. Un triunfo solvente de Wilco, como cada noche, en el habitual ritual de lo excepcional.

Todas las fotos son de Víctor Moreno – Noches del Botánico

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *