bryan adams

Hablemos de Bryan Adams

Artículos

Se ríen de él en South Park. “Ya pedimos perdón muchas veces por Bryan Adams”, dice la presidenta de Canadá. Y todos aplauden. Me parece bien.

Sí pero no. Porque Bryan está en mi equipo. En el nuestro. Todos queremos temazos para tomarnos un algo. Y ahí está él con su verano del cunilingus y sus jitazos. Vamos.

CUTS LIKE A KNIFE

Son tan reguleros los dos primeros, que cuando en 1983 se clavó el amigo este navajazo pues la pipol alucinó. Obviamente. Suena bastante bien aún hoy. Un clásico del arena rock, del rock de estadio, del rock para mayores. Llámalo señor X, llámalo M. Rajoy. Peta.

ONE NIGHT LOVE AFFAIR

Claro que a mí me flipa ‘Reckless’. Como a toda la gente de bien. La gente que no ame esto: fuera, fuera, fus, fus. La bruja Lola. Es música de sábado noche, ¿sí? De conducir también. Es un rock parapetado en las listas de éxitos. Vale.

SHE’S ONLY HAPPY WHEN SHE’S DANCING

Esas chicas que es que quieren bailar. Y esos chicos que es que quieren bailar con ellas. Esa es, en definitiva, la felicidad. No es tan complicado. Y de fondo hay una guitarra y una voz rasgada. Yo lo veo clarísimo.

RUN TO YOU

Uno va descubriendo los diferentes niveles del rock a su ritmo. Para mí, el riff de ‘Run to you’, tan limpio, hubo un tiempo que fue heavy metal. Eso es lo acojonante. Y cada vez que lo escucho, todo bonito, me siento así de inocente y explorador. Corro hacia ti.

RELACIONADO

HEAT OF THE NIGHT

El ‘Reckless’ son todo hits. Sin descanso. Vaya pepino. Así que nos saltamos algunos. ‘Heat of the Night’ no es un hit como tal. Tampoco lo fue el álbum, ‘Into the fire’, pues ‘solo’ vendió dos millones de copias. Bueno, pero es que ‘Reckless’, según el rato, puede empatar al ‘Achtung baby’.

HOUSE ARREST

Reventó Bryan Adams aún más con ‘Weaking up the neighbours’ en 1991. Sobre todo por la baladísima ‘Everything I do’ y tal. Pero a mí me siguen gustando, aparte de esa, los pequeños placeres culpables del rock bien hecho. Como este del que no soy culpable: solo cooperante. De este perfil bajo me encanta también ‘House arrest’.

BLACK PEARL

Un blues rock que ya quisieran todos los que van de blues rock. Cómo suena. Tiene fuerza que te cagas. Una joya perdida en un océano de hits comerciales. Ya no sé ni qué contar: me encanta porque a Tito le encanta. Y me dejo llevar porque al final es así como funciona la vida.

WHEN YOU’RE GONE

Este disco es precioso. Todo. Es pues un rock controlado. Como bien hecho, ¿sí? Es verdad que adolece de falta de pelotas. Porque es pop, de hecho. Pero es que canta con la Spice Girl ese pedazo de hit: ‘When you’re gone’. Joder. Esta es la definición de felicidad a pesar de todo. Me la sé entera, de verdad. Es el pop perfecto al que aspiro.

SHINE A LIGHT

Pues me pasa que brillo. Si. Y tú. Eso es lo que hace Bryan. Eso mola un porrón. La última vez que vino por aquí cantó esta y al final gritó “shine a light en España!” Bueno, pues ya brilló ese día mucho más que todos los días que no parece que brilla. Aquella noche brillamos. No sé si me explico. ¡Vamos a brillar!

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *