Desvariados: “La música, al igual que el resto de artes, siempre serán un buen refugio en tiempos difíciles”

Entrevistas

‘Víctimas del sueño americano’ (Warner Music, 2020) es el nuevo disco de Desvariados. Todo un tratado de rocanrol con nocturnidad y alevosía del que hablamos con el cantante y guitarrista Adrián Díaz.

Entramos directamente con la quinta marcha con ‘Valientes al volante’. Un rock acelerado y contundente… ¿ahora más necesario que nunca?
Había que empezar fuerte, queríamos provocar ese golpe en el pecho nada más dar al play. En estos momentos lo necesario es cuidarse, ser responsables y empáticos con la gente de nuestro alrededor. No compusimos canciones para una situación como esta, pero esperamos que esa fuerza os empuje hacia delante.

¿Qué puede aportar el rock a este 2020 de locos?
El rock siempre aportó lo mismo: diversión, fuerza, reivindicación… En ese sentido no veo un papel muy diferente del habitual, pero la música, al igual que el resto de artes, siempre serán un buen refugio en tiempos difíciles.

Muchos bares, mucha nocturnidad, mucho sexo… Mientras esperamos a poder volver vivir esas noches de rock, Desvariados sois un escape a todo aquello. ¿Qué tiene que tener una buena noche de rock para que sea realmente buena para vosotros?
Prácticamente te respondiste tú, jaja. Las noches que más asociamos al rock son las de concierto, donde no existe una receta, las circunstancias siempre cambian y quizá sea eso lo interesante. Disfrutar de lo que te aporta cada concierto y brindar para acabar la noche.

¿Cómo estáis llevando este puto año sin poder salir como antaño? Y sin poder apenas tocar…
Es duro, más aún con un disco nuevo entre manos que estamos deseando llevar al directo. El proceso habitual está interrumpido, el disco ya está en la calle y ahora, ¿cuál es el siguiente paso sin poder tocar? Nos sentimos afortunados por las fechas que van saliendo, las disfrutamos como si fuesen las últimas y cultivamos la paciencia. No queda otra.

Afirmáis: “El rock ya no es lo que era”. ¿Qué era y qué es el rock para Desvariados?
La frase va más allá del sentido que pueda tener fuera del contexto de la canción. Las cosas van cambiando y tú vas siendo consciente de ello, tú mismo ya no eres lo que eras… será cosa de madurar, cumplir años… quien sabe. El rock ya no es lo que era, por lo que nos han contado, pero no ha cambiado tanto en el tiempo que nosotros lo hemos vivido. Por suerte seguirá cambiando y evolucionando, sólo así se mantendrá vivo.

Y añadís: “Al sexo le falta actitud”. Es una afirmación interesante.
La frase es parte de la historia de la canción, fuera de ahí me cuesta más defenderla . Puedes cambiar los factores “El sexo ya no es lo que era, al rock le falta actitud” y la explicación sería casi la misma… Cada uno sabe qué cosas van cambiando en su vida y a su alrededor, para mal o para bien.

Por lo que sea, al escucharos me vienen también a la cabeza largas carreteras, rectas y solitarias. Especialmente en ‘Tu último intento’, por ejemplo. ¿Es conduciendo por esos lugares el momento idóneo para escuchar ‘Víctimas del sueño americano? ¿En cuáles otras situaciones creéis que es propicio el disco?
A la hora de componer el álbum fijé una máxima. Cada tema, a pesar de las grandes diferencias que existen entre ellos tenía que evocar al desierto, teníamos que cerrar los ojos y sentir ese ambiente en las canciones, imaginar videoclips… Probad a hacer ese ejercicio, es bastante interesante. Conseguimos así una conexión especial entre los temas, un sentido en el conjunto que forman. Por tanto, es perfecto para conducir, y cuanto más polvo se levante en el camino, mejor.

‘Mejor será olvidar’ es una declaración de intenciones esperanzada pero también agridulce. ¿Es tan duro y complicado como parece vivir de ser una banda de rock hoy en día?
Si fuese tan duro, complicado e ingrato como parece nos quedaríamos en casa, jaja. Todo en la vida requiere de esfuerzos y sacrificios, pero ahí la recompensa sabe más dulce. Imagina mejor será olvidar como un diario, un resumen de cosas que perdimos, casi todas materiales, por suerte entre ellas no había una quiniela premiada.

El disco, que te pone las pilas pero bien, está producido por Josu García, un clásico de nuestro rock. ¿Por qué él? ¿Qué tal el proceso?
Pensamos en Josu buscando una opinión externa, experiencia en la industria, en directo… un buen espada del rock and roll. Fue todo un acierto trabajar con él, desde el primer momento tenía las cosas muy claras, sabía perfectamente qué necesitaban las canciones y creó un ambiente de trabajo muy vivo, muy rock, que quedó plasmado en el disco.

Está la cosa muy difícil para poder presentar el disco en vivo, pero tenéis alguna fecha como la del 20 de noviembre en Santander con Guadalupe Plata. ¿Cómo pintan los próximos meses?
Tenemos la suerte de ir sumando algunas fechas, que nos calman un poco la ansiedad y nos recargan las pilas. No sabemos qué nos espera más allá de la semana que viene, pero no sólo en la música y no sólo a nosotros. Es momento de difrutar el presente, aprender a vivir de otra manera y aprovechar los días de la forma que sea, con una sonrisa, que cuando esto acabe nadie te va a devolver el tiempo perdido.

Al acabar el disco, en Spotify suenan encadenados Burning, Los Enemigos, Los Zigarros… ¿Por una vez el puto algormito acierta?
La solución al algoritmo pasa por tener una buena colección de discos en casa, jaja. No hay que escuchar la musica como autómatas, tragarnos lo que nos ponen. Las plataformas digitales están genial porque dan acceso a mucha música pero no hay que perder la inquietud de rebuscar uno mismo ya sea en la red o en las tiendas de discos. Citas a artistas que nos encantan, algunos con los que hemos crecido y hasta compartido más de una noche, imagino que es la gente la que echado un cable a ese algoritmo.

¿Nos recomendáis algunas otras bandas de rock menos conocidas que os molen y nos decís algo rapidito de cada una de ellas?
Por suerte Madrid, que es lo que más conocemos, cuenta con una escena muy viva, bandas de rock que aportan diferentes enfoques. Miss Amanda Jones, Los Sex, Gallos, Calibre 91, Blue Bell, Atraco y muchos que se me olvidan os aseguran horas de rock y la certeza de que hay futuro en la escena.

¿Qué sería un éxito para vosotros con este disco? Habéis entrado en el 45 de la lista de ventas, pero a estas alturas ya no sabe uno qué significa la lista de ventas. Pero oye, ya es algo positivo estar ahí. Está la cosa tan rara que igual un éxito podría ser sencillamente poder presentarlo en vivo… ¿Cuáles eran las aspiraciones al empezar a trabajar en este segundo álbum?
La lista de ventas significa que la gente compró el disco y hay que darle la importancia que merece. No es habitual que un disco de rock de una banda como nosotros entre en esa lista copada por la música mainstream. Así que estamos felices y orgullosos de haber logrado algo así, con lo que nos acercamos a esas aspiraciones por las que preguntas. Que el público escuche y disfrute nuestra música, que entiendan ‘Víctimas del sueño americano’ y lo hagan suyo, ese es el objetivo.

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *