victorias

Victorias: “Componer letras pop sin resultar presuntuoso o un poeta enrevesado es más complejo de lo que parece”

Entrevistas

La banda Victorias tiene nuevo disco: ‘Un puño amable’. Un tercer álbum de buen pop grabado por Guille Mostaza en los estudios Álamo Shock y con el que quieren hacerse un hueco entre todo el maremágnum de lanzamientos digitales y carteles de festivales clónicos. Una colección de canciones en las que se palpan influencias nacionales como Nueva Vulcano, Mujeres o La Plata. Post punk nervioso, heredero de los ochenta, para contar historias cotidianas, con humor, ironía y desencanto. Charlamos con el vocalista Ire Díez sobre esto y aquello y hasta de Coldplay.

‘Un puño amable’ se abre con ‘Arden las casetas’. Una canción luminosa y vitalista con esta frase: “He venido a cantar con todos mis amigos, sino sabes da igual, desafino contigo”. ¿Esa es la declaración de intenciones de Victorias?

El objetivo de este disco es convertirse en la puerta de entrada para aquellos que todavía no nos conocen. Las letras son más accesibles y las melodías resultan más fáciles de cantar. ‘Arden las Casetas’ es la invitación a que, si desafinan intentando cantarlas, lo hagan sin miedo.

¿Nos merecemos un Do de pecho colosal y notar el vértigo ahora más que nunca?

Grabando el disco tuvimos la sensación de que esta podía ser la última bala en la recámara, y ese vértigo, el del “todo o nada”, es la gasolina más poderosa que hemos tenido como banda.

¿De dónde surge esa positividad que contagia vuestra música?

De la filosofía manquepierda, de Miyamoto, de la Bcore de los 2000, de Jack Lemmon, de un cafelito con mi abuelo y del miedo por engañarnos a nosotros mismos. Sonamos a lo que somos por dentro, y si eso se contagia habremos ganado mucho más que un oyente en Spotify.

En ‘Fin de fiesta’ cantáis: “Proponme ser lo que quieras”. ¿Qué quiere ser Victorias para el público en general y para quien escuche esta canción en particular?

Queremos ser una alternativa. Hay tanta buena música en castellano que abruma y lo que contamos puede tener su hueco. No sabemos si será minúsculo o enorme, pero vamos trabajar mucho por averiguarlo más pronto que tarde.

¿Os gustaría ser la última canción de las fiestas de la gente y quitarle el puesto a esa Cyndi Lauper a la que citáis?

La última de la fiesta tiene un punto de bajonazo que echa para atrás, ¿no? Hoy preferimos ser la canción random que suena a toda hostia y que te invita a pensar “oye, ¿y esta peña quiénes son?”, jaja.

¿Por qué una versión de ‘Vida loca’? ¿Qué necesidad había de devolver a Pancho Céspedes a nuestras vidas? Bueno, al menos le habéis dado un rollo bailable que tiene su punto, jeje.

Jajaja. La versión corta es que antes de grabar la teníamos en los setlist y funcionaba como ninguna. Era magia pura ver a la peña gritando esa letra como hooligans. De locos. Total, que llegamos al estudio con la demo, se la enseñamos a Guille Mostaza y apostó en firme. La del local sonaba más Bloc Party (algún día recuperaremos esa demo) y Guille le dio un rollo bailable-fino que le va mejor todavía.

Ya que mencionas a Guille. cuéntanos un poquito sobre todo el proceso de composición y grabación del disco.

Todo empieza con una pequeña demo en casa que luego se lleva al local. Ahí la pones a prueba delante de la banda y la sometes a una pequeña jam. Todo esto con una proto-letra donde se intuye la melodía. Esa jam se graba con el móvil y te la llevas a casa, donde le sigues dando forma para el siguiente ensayo. Y suma y sigue. ¿Funciona? Añadimos arreglos. ¿Sigue funcionando? Añadimos letra. Cuando por fin está todo se le pasa a Guille, junto con otras 8 demos más. Él salpimienta y nos invita al estudio para grabarlas. En año y medio está el disco en la calle. Fin. Jaja.

¿Qué ha aportado Guille Mostaza a vuestra música?

Claridad. Un talento como el suyo te ayuda a entender qué funciona, qué sobra y que falta de cada canción. Una labor de orfebre.

Vuestras letras hablan de la vida cotidiana. ¿Es en lo cotidiano donde pasan las mejores historias y está la más caudalosa fuente de inspiración?

No sabemos si pasan las mejores, pero sí aquellas que conectan con más gente. Componer letras pop sin resultar presuntuoso o un poeta enrevesado es más complejo de lo que parece, de ahí que admiremos tanto a La Costa Brava, Nueva Vulcano, Parade o Calavera. Tienen la capacidad de transformar lo cotidiano (ver ciclismo por la tele, como en ‘Escalador’, de Calavera) en algo trascendente. 10 de 10.

¿Está el truco de Victorias en sus estribillos? Si es que hay truco, claro.

Ahora trabajamos los estribillos con un mimo enfermizo y no cerramos una canción hasta que por fin tienen la melodía coreable y con fuerza que merece. El verdadero truco está en ver cómo la gente los canta en un bolo. Eso sí que es de varita y de chistera.

¿Cómo definiríais vuestra música a alguien que jamás os haya escuchado? ¿Pop? ¿Rock? ¿Pop bailable? ¿Es acaso pop?

En esto de las etiquetas hemos visto de todo. Nos suelen tildar de indie, pero no sé, ¿qué soso no? Siempre nos parece que representa poco de lo que hacemos. ¿Pop? Venga, suena bien, clarito, pa’ lante.

Escuchando ‘Un puño amable’ me viene varias veces a la cabeza Coldplay. No sé si es una referencia para vosotros o estoy alejándome.

Dejamos de escucharles hace tanto que ni siquiera puede entrar como referencia. Jaja. Pero mira, vamos a romper una lanza a favor de Coldplay (aunque tampoco les hace falta). Hace poco vimos un vídeo en el que Chris Martin decía, en la prueba de sonido de un bolo, que no eran buenos. Así, a plena cámara. Seguidamente apuntaba que el éxito de la banda lo achaca a conectar con la gente. Ese punto de vista humilde en exceso tiene más paralelismos con nosotros que su música.

¿Qué música habéis escuchado durante todo el proceso de composición y grabación de este álbum?

Hicimos una playlist de camino a la grabación que algún día compartiremos. Hay de todo: desde Axolotes Mexicanos, Alizz o Luis Miguel, hasta Bad Bunny, Aiko el grupo o Phil Collins. Eso mola, referencias así de eclécticas hacen que el disco de Victorias suene a Victorias.

¿Cuáles son los planes para 2023?

Tocar, tocar, tocar, tocar, tocar, colabo, tocar, tocar, tocar, grabar videoclip, tocar, tocar, tocar.

¿Qué sería para Victorias el éxito en este preciso momento?

Que cada vez se escuche más eso de: “oye, ¿conoces a esta peña? Ponlo en Spoti. Se llaman vic-to-ri-as”.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *