Texas (2013) Hotel Mercure Santo Domingo. Madrid

Sin categoría

Porque yo soy de Sharleen

Lugar: Hotel Mercure Santo Domingo. Madrid
Fecha: 29 abril 2013
Asistencia: 100 personas
Artistas Invitados:
Precio: Con invitación
Setlist: The Conversation, Dry your eyes, I don’t want a lover, Black eyed boy, Jackson (versión de Johnny Cash y June Carter), So called friend

Llueve en Madrid y seguramente llueva en Glasgow. En la sexta planta del Hotel Mercure Santo Domingo un centenar de personas esperamos a Sharleen Spiteri, mi guapérrima musa desde hace más de veinte años y, desde hoy, otros veinte más, gracias a la emisora M80, que ha montado un breve recital acústico tan bonito como distendido, así como entre colegas.

A través de los ventanales se divisa el Palacio Real y la inabarcable Casa de Campo en todo su empapado esplendor, con un cielo gris encapotado de los que acojonan y una fina lluvia que emborrona un horizonte en el que sen intuyen borrosos los siempre palpitantes barrios de Carabanchel y Aluche, a los que mi voluntad realmente pertenece.

En estas anda uno ensimismado contemplando sus calles en la distancia cuando aparece Sharleen por la puerta y algo se revuelve, fíjate tu, tantos años después, tantas canciones después. Acompañada por el guitarrista Tony McGovern, está de visita promocional en Madrid para presentar su primer disco en ocho años, el notable ‘The Conversation’ que ya ha pasado por mis manos y que verá la luz oficialmente el próximo 20 de mayo.

Dicharachera y sonriente se aproxima al micrófono y los verdaderamente fans ya quedan identificados en el lado izquierdo gracias a su entusiasta respuesta. El resto, curiosos, invitados varios y algunos periodistas con mayor o menor implicación en la causa. Spiteri y McGovern, a dos guitarras en esta ocasión, no han entonado ni una nota pero ya la concurrencia ha pedido que toquen las “oldies”.

Lejos de enfurruñarse, Spiteri tira de simpatía alegando algo así como que los presentes tenemos buen gusto por pedir lo que pedimos, pero que vamos a escuchar ‘The Conversation’ primero, y ‘Dry your eyes’ después. Ambos temas constatan la vuelta de Texas a los sonidos de sus tres primeros discos, ‘Southside’ (1989), ‘Mothers Heaven’ (1991) y ‘Ricks Road’ (1993), tal vez extendido hasta el magnífico ‘White on blonde’ de 1997, dejando de lado la vertiente más pop bailable que de alguna manera les hizo naufragar en el siglo XXI, haciendo necesario el descanso tras su ‘Red Book’ de 2005.


Claro, que tampoco es cuestión de ponerse al personal en contra, de manera que a la tercera Spiteri avisa de la vuelta a 1989 con una versión vitalista y trotona de su gran clásico ‘I don’t want a lover’, el que les abrió las puertas del éxito masivo y probablemente por el que pasarán a la historia de la música de nuestro tiempo. Una mujer desde el público le explica que la chavala que tiene a su lado es su hija veinteañera, y que la foto que tiene en sus manos la muestra aún niña junto a una Sharleen también veinte años menor. Momento intenso que enciende tal vez un poco más las ya de por sí sonrojadas mejillas de la escocesa, por supuesto encantada con el detalle.

Suena después ‘Black Eyed Boy’, con la que la vocalista se luce en el tramo final, demostrando que aún cuenta con una voz tan cálida como rabiosa, capaz de alcanzar notas altas con facilidad a pesar del paso de los años. El quinto tema es una versión casi improvisada del ‘Jackson’ de Johnny Cash y June Carter, debido a que la emisora siempre emplaza a los artistas en este tipo de eventos a hacer algo especial que quede para la posteridad. A pesar de estar leyendo la letra y los acordes en un par de folios, a la pareja les queda bien pintón el asunto, con el personal ya a estas alturas desinhibido, desprejuiciado y todo lo desaforado que puede uno ponerse en este tipo de eventos.

A pesar de despedirse, Spiteri y McGovern tardan exactamente seis segundos en volver a agarrar sus guitarras ante una concurrencia que pide tanto una o dos más como que ella se quede para hacerse unas fotillos rápidas. Pues finiquitamos esta tarde de lunes tan especial con un ‘So called friend’ coreado por la facción fanática y balbuceado más o menos tímidamente por el resto, y que al que escribe le pilla a traición, le emociona y literalmente le provoca cierto temblor de canillas.

Son muchos años ya desde que en aquel instituto de Carabanchel sonaba el ‘Ricks Road’ de 1993 a diario. No es fácil digerir que como por arte de magia eres dos décadas más vetusto y nada de aquello existe ya. No en vano, fue el siglo pasado. Pero como eres un tonto iluso sigues creyendo en el poder evocador de un puñado de canciones para mantenerte a flote ante las vicisitudes de esta puta vida que, después de todo, de alguna manera te premia con momentos que te siguen ilusionando como a un niño. ¡Porque Sharleen y yo somos colegas y a partir de ahora lo que surja! ¡La envidia del instituto soy veinte años después!

Comparte
Tagged

6 thoughts on “Texas (2013) Hotel Mercure Santo Domingo. Madrid

  1. Un apunte importante David, quien acompañaba a Sharleen ni es baterista ni se llama Mykie Wilson. Se llama Tony McGovern y es el guitarrista de Texas desde hace unos cuantos años. 🙂

  2. We are a group of volunteers and opening a new
    scheme in our community. Your web site provided us with valuable info to work on. You've done a formidable job
    and our entire community will be thankful to you.

    Feel free to visit my homepage: buy instagram followers

  3. Right here is the perfect site for anyone who would like to find out about this topic.
    You know so much its almost hard to argue with you (not that
    I actually would want to…HaHa). You definitely put a brand new spin on a subject that has been written about for years.
    Excellent stuff, just excellent!

    my web site; Cheap Nike Air Max Trainers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *