Sharon Jones & The Dap-Kings (2012) Circo Price. Madrid

Sin categoría

Lugar: Teatro Circo Price. Madrid
Fecha: 13 marzo 2012
Asistencia: 2.000 personas
Precio: Desde 27 euros
Artistas Invitados:
Músicos: Sharon Jones (torrente vocal), Homer Steinweiss (baterista), Binky Griptite (guitarra), Bugeloo Velez (percusión), Day Guy (trompeta), Joe Crispiano (guitarra), Bosco Mann (bajista), Neal Sugarman (saxo tenor), Cochemea Gastelum (saxo barítono), Saundra Williams (coros) y Starr Duncan (coros)

Procedente sin duda de otro tiempo y otro lugar, la estadounidense Sharon Jones aterrizó este martes en el Teatro Circo Price para epifanía colectiva de las 2.000 personas que prácticamente llenaban el recinto madrileño. Y ya de antemano lo admito: yo, lo que diga Sharon.

Siempre maravillosamente arropada por The Dap-Kings, esa suerte de E Street Band del soul que en su día puso su talento al servicio de Amy Winehouse para grabar su exitoso ‘Back to Black’, Jones arrasó las tablas con una vitalidad que resulta insultante a sus casi 54 años.

Torbellino resultante de la unión de Tina Turner y James Brown (casi nada), presentó Jones los temas de su último álbum, titulado muy propiamente ‘Soul Time!’, algo que los asistentes ya teníamos más que claro. Sin opción, entregados a la causa de una música que nunca muere y nunca morirá porque es la vida misma: sangre, sudor y lágrimas.

Lágrimas, muchas lágrimas, sudor, mucho sudor. Meneo de caderas y castigo de cuellos, como los cánones mandan, desde antes de que se apagaran las luces y se encendieran los focos. Porque a este mundo cruel hemos venido a penar y lloriquear, pero al menos nos quedan un par de horas al azar para practicarnos efectivos enemas en nuestras partidas almas y jugar a lucir risueños como si nada importara.

Pero es que de hecho nada importa, nada debe importar cuando Sharon Jones te dedica su tiempo. Como es tradicional en el género, se hizo de rogar y hubo que esperar un cuarto de hora a que saliera a escena. A modo de despegue, la banda, campando a sus anchas magistralmente, fue calentándose progresivamente, incluyendo a las dos coristas, negratas de por supuesto voz prodigiosa.

Es por ello que cuando la diva, la última gran diva, por supuesto por encima de Adele, por supuesto por encima de quien a ella le dé la gana, apareció en el escenario, fue recibida con pleitesía suma por parte de la concurrencia, sumamente impaciente y con ganas de jarana de la buena. Pues bien, aquí la tenéis, ahora aspirad profundamente y llevaros a casa todo lo que podáis.

El ‘flow’, que no el mar, no cesa. Eso que llaman feeling te abraza y te acuna. Sharon te mira a los ojos y se cuela en ti, sientes su fuerza desbocada. Es imposible corresponderla pero lo intentas. Sonaron temas como ‘He Said I Can’, ‘New Shoes’, ‘When I Come Home’, ‘Longer and Stronger’, ‘She Ain’t a Child No More’, ‘Money’ (¿Dónde coño te has ido, puto dinero?), ‘Giving Up’, ‘Mama Don’t Like My Man’, ‘100 days, 100 nights’ y ese alegato contra los omnipresentes mercados en el que la actualidad ha convertido a ‘What If We All Stop Paying Taxes’.

Tuvo también Sharon momentos de recuerdo para la ya mencionada Amy, así como para Etta James y la también recientemente fallecida Withney Houston. Fueron apenas un par de líneas, pero su interpretación del ‘I Will Always Love You’ erizó la piel de los presentes, ya de por sí predispuestos. Es tal el vendaval de voz que en cierto modo te sientes talentosamente violado, notas cómo urgan en tu interior, cómo de arriba a abajo hacen lo que quieren contigo. Sin voluntad te descubres, chorreante, y te gusta.

Fueron en total un par de horas de viaje de la mano de Jones y su inapelable banda, con una sección de vientos y una base rítmica infalibles, con unas coristas sobradas y un público encantado de conocerse en esa hora, ese lugar, ese instante, ese puntito en el Google Maps. Sudorosa pero en absoluto agotada, la vocalista se marchó por un lateral dejando a todos con ganas de más, arengando a la grada y sin parar de mover su rechoncha e inquieta figura. Talentosa incluso para eso, la hostia. ¿Y ahora te vas y qué pasa con nosotros, desangelados?

Comparte
Tagged

4 thoughts on “Sharon Jones & The Dap-Kings (2012) Circo Price. Madrid

  1. Una noche excepcional, inolvidable sin duda. Estupenda crónica David, suscribo el torrente de sensaciones que narras. Pero, perdona si me equivoco, ayer Bosco Mann no estuvo presente, sustituído por una eficaz bajista pelirroja y de tez muy pálida. Fue el guitarra rítmica Binky Griptite el MC, sensacional por cierto. VIVA Sharon Jones, VIVA su Madre (fallecida hace 8 días), VIVAN The Dap-Kings, VIVA EL SOUL!!!!!, GUILLOTINA A LOS CORRUPTOS!!!!!

  2. Yo pensé antes en Lola Flores que en Tina Turner, apareándose ciertamente con James Brown. Un animal en cualquier caso.

    La vi hace dos meses en Logroño. Estaba en primera fila y, glups, pasé miedo. Te miraba fijamente a los ojos mientras rapeaba iracunda, y no paró de sacar gente al escenario. Era imposible apartar los ojos de ella, y eso que guapa, guapa, no es.

    La bajista también estuvo aquel día. A mí me recordó a Christina Rosenvinge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *