razkin

Razkin: “Por suerte o por desgracia, he pasado muchas horas en baños de bares”

Entrevistas
Pedro Fernández Razkin (Pamplona, 1978) publicó el 10 de marzo de 2020 su primer disco en solitario. Es una fecha reseñable porque horas después nos encerraron a todos en casa. Vaya mala pata. Y ahora que estamos saliendo, lanza el segundo, ‘Norte’ (Maldito Records, 2021). La pandemia detuvo el mundo, pero el navarro luchó contracorriente para llegar a alguna parte. En el camino, ha dejado de ser cantante de La Fuga. Cuantas cosas.

FOTOS DE RICARDO RUBIO.

Aquí estamos. Es la tercera vez que nos vemos en año y medio. Primero en marzo de 2020, luego en noviembre del año pasado y ahora en 2021.
Pues sí. Un gusto, oye. Aquí estamos, promocionando el segundo disco de Razkin. Con ganas de que la gente lo escuche, le saque chispa.

¿Cuántas hemos escuchado ya? Dímelo tú, que yo me pierdo
Pues son cuatro ya, con su videoclip. Es una estrategia que pensamos que podía funcionar para que la gente nos escuchara más. Ya la gente no se para a escuchar un disco entero, así que la manera de conseguirlo es ir single a single y a poder ser con su propio videoclip. Parece que funciona, porque la gente por lo menos se conoce la mitad del disco y eso te da ya la oportunidad.

Ya sabes que nos quejamos por todo y ahora nos quejamos de que cuando sale un disco ya lo hemos escuchado casi entero
Ya joder, pero no es así, jaja. En este caso quedan seis nuevas. Es una práctica que en los años sesenta ya se hacía y funcionaba. Además, con la intención de que cada canción fuera de una madre diferente, por así decirlo, con un estilo propio. Creo que estamos consiguiendo eso. Si escuchas el disco, es difícil ponerle una etiqueta. Porque a mí las etiquetas no me molan nada. Es un disco de música y eso sí me mola.

De guitarras, por decir algo
Pues sí, me vale. De guitarras. Está guay tener esa diversidad dentro de una misma banda. Al final, las canciones nacen de guitarra y voz, que es un instrumento básico. Pero oye, también hay un tango al final que no tiene guitarra.

Has metido hasta electrónica, igual te estás pasando
Sí, jaja. Bueno, pero está guay ir al estudio e investigar. Es lo mejor que tiene componer canciones, sin apreturas. Las canciones nacían en casa y luego les dábamos forma en el estudio entre todos sin miedo a nada. Si una canción giraba hacia un tango, como ha pasado, no cortábamos. Si otra era bailable y tenía tintes electrónicos, sin miedo. Esa es la base de la libertad que tiene este disco.

Hablas en plural. Porque es un disco en solitario pero de banda
Sí, totalmente. En el estudio nos gusta, junto con Javi San Martín, que también estaba con ganas de experimentar, buscar cosas diferentes a lo que hemos estado haciendo toda la vida. En ese punto es donde lo pasamos bien y yo diría que el resultado es muy fructífero.

RELACIONADO

Sobre las letras, fíjate, me parece un disco de canciones de amor. Que igual no las mandas y te las quedas para ti y las sacas ahora como si tal cosa. Pero también resumes tu filosofía de vida.
Al final el amor es algo tan etéreo, que no tiene por qué ser siempre vivir en pareja. Puede ser de amistades, familiares, amor a tu perra. No sé, está en todas partes y se pueda expresar de todas maneras. Lo bueno de dejar las letras abiertas es que luego cualquiera lo puede extrapolar a cualquier ámbito de su vida. El día a día de todos.

Pero también metes asuntos más sociales
Jaja. Un poco de todo. Yo es que no entiendo por qué en la época en la que vivimos, en pleno 2021, sigan existiendo las monarquías o las religiones. Sin más.

También lanzas, más allá de eso que comentas, ideas. Como que solo quieres tener tiempo o que a los amigos no se les puede abrazar con las nuevas tecnologías. Que mira que hemos bebido vino por zoom, pero yo creo que ya está bien, jaja
Sí, total, jaja. Hemos aprendido eso de la pandemia. Parece que aprendemos a base de que nos prohíban cosas y cuando nos han prohibido tocarnos es cuando más lo hemos deseado. No hay tecnología que puedan imitar el abrazo de un amigo y espero que de eso nos hayamos dado todos cuenta, jeje. La tecnología no lo puede hacer todo.

Anda que no nos vendieron que los conciertos iban a ser por streaming y con eso nos tenía que valer. Pues mira, no
Hubo empresas que apostaron por eso. Pero es que somos animales de garito, de carretera y de contacto. Eso no se puede acabar y no hay máquinas que puedan hacerlo. Porque las máquinas hacen las máquinas que… jajaja

Al final, hay que bajar al bar a tomar algo
Jajaja. Claro.

Pero escucha, vamos a volver al disco. ¿Cómo se te ocurre esto de meter ‘La leyenda del tiempo’ de Camarón con Kutxi? No sé si te impone, que hablamos de Lorca, o si te sientes tan libre que te da igual
Lo mejor es no pararte mucho a pensar las cosas y tirar. ‘La leyenda del tiempo’ es una canción que siempre me ha alucinado. Lorca me apasiona y todo salió por ver una vez un ensayo general de Carmelo Gómez, que hizo una gira de recitar Lorca junto con Gorka Pastor, que es mi pianista. Iban los dos improvisando y recitando. Y no es lo mismo leer que oírlo recitar de una voz como Carmelo Gómez, que se te caen los calzoncillos al suleo. Ahí fue cuando me dije que molaría meter en un disco una canción que mezclara todo esto.

Complicadísimo
Sacar algo tan arraigado del flamenco. Y con Lorca. Kutxi me dijo ‘al loro, primero hay que escuchar lo que has hecho y luego decidimos’, jeje. Pero tiramos. Hay una mezcla muy rara. Los primeros tiempos de la canción sí que respeta un poco, pero lo quería llevar al rocanrol también.

¿Y cómo ha sido tocar por ahí todos estos meses tanto solo como con Kutxi?
Con Kutxi hemos hecho doce o trece bolos que han sido maravillosos. Siempre en acústico por la situación con poco aforo, sentados y con mascarillas. Pero por lo menos pudimos salir a tocar bastante. Nosotros solos también pudimos tocar algo, los que nos dejaron. Creo que dentro de la situación en la que hemos estado metidos hemos sido bastante afortunados a la hora de salir a tocar. Ahora que se están abriendo las fronteras hay que ver si responde la gente, que es la que demanda de verdad los conciertos.

Sin gente, no hay concierto, jeje
Claro, es así. Hemos escuchado estos dos años que echamos mucho de menos los conciertos, pues a ver si es verdad ahora. Hay mucho miedo generalizado todavía, lo cual es entendible. Nos han metido mucha mierda en la cabeza y cada uno la gestiona como puede. Lo que tenemos que hacer es ir saliendo a la calle a mezclarnos poco a poco.

Tienes un montón de fechas para presentar el disco de distintas maneras
Si. Están las presentaciones en las Fnac, luego salas que todavía tienen sus dudas y hay que ir en acústico o semiacústico y también otras salas que se han lanzado y vamos con la banda al completo. Ir con toda la banda es lo que más se agradece. Este sábado 27 de noviembre estamos en la Sala 0 en Madrid.

Es que el rocanrol es para tener una banda y salir todos juntos por ahí a liarla
Claro, jaja. El acústico está bien, pero no es lo mismo. Además, quieres que la gente escuche el disco como está grabado. Y que es verdad, que somos una cuadrilla de colegas que queremos salir a pasarlo bien. Esa es otra parte del rocanrol, jaja.

¿Y dónde está tu norte ahora? Es un momento importante para ti tras acabar tu etapa con La Fuga
Pues mi norte está aquí en mi proyecto en solitario como Razkin. Toca apostar por esto, que lo llevo haciendo un par de años, pero ahora más que nunca. A mí siempre me ha gustado salirme de mi norte, perderme por otros puntos cardinales, aunque sabiendo que puedo volver al punto de partida.

Me llamó la atención que anunciaste formalmente la salida del disco al mismo tiempo que tu salida de La Fuga. Que ya sabíamos que venía disco tuyo porque habías adelantado canciones, pero hubo ahí un cruce de caminos oficial, por así decirlo.
Eso es. La gente ha visto eso, pero es un error porque yo empecé a sacar los primeros singles de este nuevo disco en enero. Lo que sí quería era no meterme en la promoción de ‘Norte’ sin anunciar que ya no soy el cantante de La Fuga, porque esto ya lo sabía desde julio. Entonces, yo necesitaba ya hacer la promoción limpio, que la gente no me preguntara por el regreso de La Fuga. No engañar a nadie. Quería dejar eso ya aparte y contarlo por honestidad. Esperé dos meses por si ellos querían sacar algún comunicado, pero llegó un momento que para mí tenía que ser ya.

Es que te habríamos preguntado todos por la vuelta de La Fuga. Y menudo coñazo hubiera sido para ti
Total. No fue algo aprovechado, en absoluto, y me alegro de poder explicarlo

Te tengo que preguntar un poco más por esto, en cualquier caso, jaja. Venga: ¿y cómo se siente uno cuando está solo? Que tienes tu banda, que no estás solo, pero ahí en el disco y en los carteles pone tu nombre
Los nuevos retos siempre me han puesto mogollón. Cuando entré a La Fuga era también un papelón el que tenía que hacer. No creo que lo hubiera podido hacer cualquiera, no porque sea mejor o peor músico, sino porque hacía falta estar arrimando el hombro en un momento muy complicado. Entre todos arrimamos el hombro y salimos entonces. Me molan los retos, este es otro más. La vida no se acaba para nada. Se cierra una puerta y se abren cincuenta ventanas.

FOTO DE RICARDO RUBIO

Cambiemos, va. Los planes entonces son tocar y tocar a partir de ahora
Tocar y tocar, como este sábado en Madrid, y seguir sacando discos. Avanzando musicalmente hacia lo inesperado, jaja.

Lo bueno de ti es que ya nos podemos esperar casi cualquier cosa y eso mola mucho, jaja
Jajaja, claro. Lo que te permite hacer un disco tan abierto musicalmente como este es que la gente pueda esperar el siguiente pensando ‘a ver qué cojones hace este ahora’. Puede ser cualquier cosa, efectivamente.

Componiendo sin parar, como siempre
Ya tengo cositas por ahí. Aprovecho cualquier momento. Si no tengo ensayos o conciertos, me pongo en casa en el home studio que tiene cualquiera en casa, no creas que es algo del otro mundo. Un ordenador, una tarjeta de sonido, un micro y poco más.

Tampoco hace falta mucho más, lo importante son las canciones
Eso es. Sin canciones no hay nada. También tener algo que contar.

¿Escribes en las paredes de los baños? Eso cantas
Lo he hecho bastantes veces. Por suerte o por desgracia, he pasado muchas horas de mi vida en baños de bares, jaja. Y me ha dado tiempo a leer mucho en los azulejos. Te puedes encontrar muchas veces frases que, igual debido al estado etílico, te hacen reflexionar mogollón. La del baño del bar es otro tipo de poesía.

Eso no tiene mucho que ver con Lorca. O sí.
O sí, oye, al final es poesía callejera y canalla.

Estamos en noviembre. Tienes conciertos por delante. Vamos a ponernos mentalmente en dentro de un año. ¿Qué tiene que haber pasado para que haya sido un buen año para Razkin?
Haber podido movernos con banda. Haber crecido a nivel de expansión musical, que la gente nos conozca un poquito más y nos acepte. Mi etapa pasada pasó, esto es lo que hay ahora, ojalá que la gente me dé una oportunidad. Y a seguir tocando y si podemos hacer festivales.

Con una propuesta tan variada como la tuya, podrías entrar en festivales de todo tipo
Pues sí. Porque he hecho un tango y resulta que a la peña le está flipando. Joder, tío, la gente no es tan macarra como yo pensaba, ni tan talibán como yo pensaba. La gente escucha mucha música de todo tipo. La música es un estado de ánimo. Todos podemos volver a lo que mamamos de críos, pero hay que dar la oportunidad a otras músicas. Menos el reguetón, todo está bien, jaja. Te iba a decir que incluso del reguetón se pueden sacar cosas positivas, pero no estoy seguro, jaja. Algo habrá.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *