bruce springsteen barcelona 1981

Primer concierto de Bruce Springsteen en España: Barcelona 1981

Artículos

El primer concierto de Bruce Springsteen en España fue el 21 de abril de 1981 en el Palacio Municipal de Deportes de Montjuic de Barcelona. Una noche para la historia en la que, acompañado por su sempiterna E Street Band, congregó a 7.000 seguidores. Y no, no hubo lleno… qué cosas. Pero es que eran otros tiempos.

Hace cuarenta años, Bruce Springsteen ya había cosechado gran éxito mundial con su tercer disco, ‘Born to Run’ (1975). Refrendado con el cuarto, ‘Darkness on the edge of town’ (1978). Pero en España su popularidad andaba algún peldaño por debajo que en los países anglosajones. Y es que en 1981 la música no estaba al alcance de un click. Había que salir ahí fuera a buscarla, husmeando y rastreando con curiosidad y tenacidad.

Aquí el mito fue engordando gracias a grabaciones piratas adquiridas por correo postal y posteriormente difundidas de casete a casete, mientras las publicaciones musicales especializadas ejercían su impagable labor de prescripción y análisis. Para cuando en octubre de 1980 llegó a las tiendas el quinto trabajo de Springsteen, ‘The River’, su éxito mundial comenzaba a ser real. Eso propició el primer concierto de Bruce Springsteen en España.

7.000 ASISTENTES

Sea como fuere, la noche del 21 de abril de 1981 se plantaron en el Palacio de Deportes de Montjuic (Barcelona) alrededor de 7.000 fans que nunca habían visto a Bruce Springsteen & The E Street Band en directo (quizás alguno sí, concedamos). Así que todo lo que intuían lo habían visto en grabaciones no oficiales de dudosa calidad o lo habían imaginado leyendo apasionados textos de cronistas desbordados por los adjetivos calificativos.

Ya entonces las actuaciones de Springsteen eran ceremonias maratonianas en las que se intercalaban momentos de oscura intensidad con torrentes festivos de rock n’ roll. Aquella noche fueron más de tres horas de canciones de sus cinco primeros discos, con especial incidencia en ‘The River’. Un despiporre. Un repertorio de ensueño con el Springsteen más inspirado en su mejor época, aderezado por alguna que otra versión.

Comienzo rotundo con ‘Factory’ y ‘Prove it all night’. Tras la apertura, una tras otra en un ataque incesante ‘Out in the street’, ‘The ties that bind’, ‘Darkness on the edge of town’, ‘Independence day’, ‘Who’ll stop the rain?’ (de Creedence Clearwater Revival), ‘Tow hearts’, ‘The promised land’, ‘This land is your land’ (de Woody Guthrie), ‘The River’, ‘Badlands’ y ‘Thunder Road’.

MEDIA HORA DE DESCANSO

Menuda primera hora y media de concierto. Lógico que hubiera que tomarse un descanso de media horita (que despistó a algunos asistentes que pensaban que eso había sido todo… mas no). A partir de ahí, el despelote con ‘Cadillac ranch’, ‘Sherry darling’, ‘Hungry heart’, ‘Because the night’, ‘You can look (but better not touch)’, ‘Point Blank’, ‘Racing in the Street’, ‘Backstreets’ y ‘Ramrod’.

Pero no se marchen todavía, que aún hay más. El frenesí festivo de ‘Rosalita (come out tonight)’, la grandilocuencia de ‘Born to run’ y el descabello final con la farra desbocada del ‘Detroit medley’ y ‘Rockin’ all over the world’. Cuentan los cronistas de la época que un Springsteen sorprendido por la reacción del público prometió no olvidar nunca aquella noche y volver a la ciudad. Cuatro décadas después, su amor por Barcelona ha quedado más que claro en multitud de noches de gloria.

En un tiempo en el que la sorpresa en el rock en vivo era la pauta, los que asistían a conciertos no sabían realmente qué esperar. Acudían a la llamada con unas expectativas creadas en su mente y que no sabían si cuadrarían con la realidad. Molaba más así. No había infinidad de vídeos en Youtube grabados en otras ciudades para ver antes de la fecha señalada. Era un acto de fe que en las buenas ocasiones obtenía una sabrosa recompensa.

OTROS CONCIERTOS DE BRUCE SPRINGSTEEN
UNANIMIDAD DE LA CRÍTICA

Y tal y como se recoge en el libro Bruce Springsteen en España de Jordi Bianciotto y Mar Cortés (Quarentena Ediciones), los 7.000 asistentes a aquella primera cita española con el rockero de New Jersey salieron más que colmados. La unanimidad en la prensa a la hora de elogiar la intensidad, la emoción, la entrega y el talento de los músicos refrenda esa sensación, seguramente agrandada por la leyenda con el paso de los años.

Así, se sucedieron titulares trascendentales. “El mejor concierto del año” (en El Diario de Barcelona), “El gran ejemplo del mejor rock” (El noticiero universal), “La emoción y la verdad del rock” (El País), “Bruce Springsteen fue la vida” (El Alcázar), “El retorno de los héroes” (ABC), “El concierto del siglo” (El Gran Musical), “Una noche para el recuerdo” (revista Disco Actualidad) e “Inolvidable” (revista Vibraciones). Casi nada.

“YO LO VI PRIMERO”

Como no podía ser de otra manera una vez que Springsteen alcanzó el éxito absoluto mundial con Born in the USA tres años después, quienes asistieron a la cita barcelonesa en abril de 1981 lucen con orgullo sus galones de ‘yo lo vi primero’. Y entre esos está Loquillo, quien escribió la canción ’21 de abril’ como recuerdo de aquel recital iniciático.

“Fue un concierto muy importante”, manifestó Loquillo en 2016 a sobre este concierto, que tuvo lugar seis días antes de la actuación de The Clash en el mismo pabellón: “Eran mis dos referencias. De hecho, tenía una pelea abierta con los rockers y los teddy boys porque me gustaban ambos y eso no podía ser. Pero yo salí ganando porque la historia ha demostrado que tanto unos como otros cambiaron la historia de la música. Nos cambiaron a todos y nos hicieron mejores”.

El concierto del 21 de abril de 1981 en Barcelona fue, por tanto, de esos que confirman en carne y hueso lo que ya muchos imaginaban en sus noches de insomnio melómano. Largas noches mirando al techo en la noche con los auriculares a todo volumen, tratando de adivinar cómo sería escuchar esas canciones en directo, junto a tus iguales, en sin igual liturgia que va más allá del rock y las canciones.

Después llegarían a España las grandes giras en estadios (no la de ‘Born in the USA’, pues Bruce en 1985 sí se olvidó aquel año de su promesa a los fans españoles, que tuvieron que desplazarse en masa a Montpellier), la exposición en los medios y los millones de discos vendidos. Siempre con la honestidad del rock por bandera. Para 7.000 personas, siempre con el recuerdo de aquel primer concierto de Bruce Springsteen en Barcelona en la primavera de 1981.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *