Miss Caffeina (2011) Sala Caracol. Madrid

Sin categoría

Lugar: Sala Caracol. Madrid
Fecha: 13 mayo 2011
Asistentes: 600 personas
Precio: 12 euros
Artistas Invitados: Los Nastys
Músicos: Alberto Jiménez (cantante), Sergio Sastre (guitarra, corrista), Álvaro Navarro (guitarra), Antonio Poza (bajo) y Román Méndez (batería)

Viernes. Comida, copa y puro. Madrid se ofrece en todo su esplendor. Solete y chicas en tirantes. Gafas de sol. Cientos de posibilidades. Eh pero vamos despacio hoy por favor. Autodestructivos mañana. La gente toma las calles pero nosotros somos distintos, nosotros lo tenemos. En la puerta de la sala Caracol charlan Álex Ferreira y Shinoflow. Fantástico sería detener el tiempo en este bar con sus tapas de jamón, sus tercios fresquitos, su clientela risueña y desenfadada fluyendo en torno a la barra. Te contemplo mientras bebes, el mundo se detiene y me siento libre.

Convenientemente liberados pues, afrontamos una noche de festejo más en la ciudad -qué poco nos gusta el campo, oye- con Miss Caffeina, banda madrileña que tomó el nombre de una canción de los legendarios Buenas Noches Rose y que forma parte de esa hornada de nuevos grupos de pop independiente y guitarrero que, con mucho trabajo y mucha carretera, está abriéndose paso entre el público. Público mayoritariamente femenino, aunque no sólo, veinteañero y treintañero. Las primeras de la cola, porque había cola, bebían sangría Don Simón sentadas en la puerta del lugar. Mañana diréis que os duele la cabeza, insensatas. Bueno, nosotros también lo diremos. Inconscientes.

Los Nastys hacían las veces de artistas invitados ante sus numeros y ruidosos amigos cuando abandonamos la luz para adentrarnos en la noche sin arneses. Saltarines y con bastantes huevos, la verdad, finiquitaron su intensa actuación con el ‘Me Gusta ser una Zorra’ de Las Vulpes (bueno, de Iggy Pop, vale). Curioso pasar de cantar cosas como “prefiero masturbarme, yo sola en mi cama, antes que acostarme con quien me hable del mañana, prefiero joder con ejecutivos, que te dan la pasta y luego vas al olvido”, a corear la Ley de Gravitación Universal. Nihilismo sexual frente a frágil épica romántica. De extremo a extremo. Nos gusta.

Mucha chica mona tentando a la suerte. Ley de Gravitación Universal, Ley de Imposibilidad del Fenómeno y Mecánica Espiral. Un trío de ases para comenzar y coger un poco de cuajo. Sin la producción pop del estudio Miss Caffeina suenan afortunadamente más rocosos. “Pero estos son muy blandos para ti, ¿no?” Me temo que no comprendes nada. No hay nada más satisfactorio que un buen laralarala despreocupado entonado en buena compañía. Que pase lo que tenga que pasar, de otra manera no tiene sentido. La versión del Qué Sabe Nadie de Raphael nos deja estupefactos, para bien, fans como somos del de Linares. Qué huevos.

Más allá de las canciones de su primer largo, retoman composiciones previas de sus eps y el gentío lo disfruta, lo pasa bien y confirma que la noche es un éxito. Lisboa y Mi Rutina Preferida mantienen muy alto el nivel. Es que nos molan las melodías bonitas, las letras empáticas, aunque sean por mal rollo. Letritas de historias cotidianas de amor, todas ellas menos intensas que las nuestras, por supuesto, que para eso las sufrimos en primera persona. Las parejitas se abrazan, las amigas se miran mientras cantan, los chicos abandonan la pose a la defensiva. Bailemos juntos porque este aquí y ahora nunca nadie nos lo podrá quitar y nunca volverá. No tienes más remedio que atraparlo por favor.

Nada amigos de las colaboraciones como somos, lamentamos que se cumplieran nuestros pronósticos y Shinoflow y Álex Ferreira estuvieran allí para salir al escenario. Sospechamos que el amigo Álex debe pillarse unos mocos la hostia de graciosos, pues todo dios le invita a cantar en sus conciertos. O eso o vive al lado de la Caracol, pues hace un par de semanas ya compartió unos minutos allí mismo con Havalina. Al final le vamos a terminar cogiendo manía, jaja… a no ser que alguien nos lo explique y, a poder ser, nos confirme nuestra estúpida teoría. También salió una chica que por lo visto participó en OT, una tal Mónica, que aportar aportar, no aportó.

Para los bises quedan Capitán y Cabaret, dos piezas sobresalientes, especialmente la primera. La segunda es un baile de máscaras, un desfile de cuerpos sin alma en la farándula del terror. Es un concierto de pop para chicas, dicen los malévolos. Un concierto de rocanrol decimos nosotros, de militancia para nada dudosa. Una banda prometedora que está aquí para quedarse y que no puede sino ir a más. No como nosotros, que vamos directitos al hoyo. Pero cantando y bailando felices puestos de cafeina hasta las cejas. Y no es broma, el médico quiere prohibírnosla, mas no. ¡Mas no, truhán, sinvergüenza, miserable, desgraciado! Laralaralarala…

Comparte
Tagged

7 thoughts on “Miss Caffeina (2011) Sala Caracol. Madrid

  1. Fue una bonita manera de empezar la noche, me gustan como suenan las canciones y la sala.

    Fue muy divertido, genial, te hacen cantar y bailar y acabarte los minis del tirón!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *