madness botánico

Madness (2022) Noches del Botánico. Madrid

Crónicas

Madness en el Botánico. Enérgicos pogos de ironía inglesa. Ambiente británico nada más llegar al Real Jardín Botánico Alfonso XIII, con numerosa asistencia de hijos de la Gran Bretaña, su consabida puntualidad, increíble capacidad para beber cerveza e improperios varios prefijados por el adjetivo ‘bloody’. La ocasión lo merecía con la presencia en Madrid de Madness, la agrupación que lideró (al menos en ventas y popularidad, los puristas probablemente preferirán a The Specials o The Selecter) el movimiento 2 Tone, segunda oleada de ska que surgió en Inglaterra a finales de los 70.

El carismático cantante Suggs inició la intro que todos conocemos para One Step Beyond, “Hey you, don’t watch that, watch this…” rematado por “¡¡Un paso adelante!!” en castellano, y el público empezó a agitar brazos y a saltar sin parar. Pronto llegó The Prince, canción homenaje a Prince Buster, el músico jamaicano del que tomaron prestado tanto el tema que dio inicio al concierto como la canción que les dio nombre.

Todas las fotos son de Ricardo Rubio

Permanecen sobre el escenario 6 de los 7 miembros originales, todos ellos con chaqueta, mientras que el resto de músicos (percusión y tres vientos) se tienen que conformar con un polo con el logo de la banda. Seniority. El vocalista, showman absoluto, exuda humor inglés celebrando a las Spice Girls, todo lo que se habla del tiempo en su país y dedica el estribillo “My girl’s mad at me” a Johnny Depp.

COMUNIÓN TOTAL

La comunión con el público es total, hay muchos sombreros fez e incluso varios señores con chaqueta y gafas de sol para mimetizarse al máximo. Prosiguen las píldoras del baile con NW5 (código postal de su barrio en Londres), los coreados woowoo de Wings Of A Dove y un par de composiciones nuevas If I Go Mad y Baby Burglar, esta última con pulla incluida para el saxofonista Lee “Kix” Thompson, con el que Suggs no dejó de meterse -cómicamente- en toda la noche.

El bajo y los teclados son el soporte fundamental de todo su sonido, unos cimientos que, aderezados por la completa sección de vientos, son la invitación perfecta a la danza desenfrenada. 46 años después de su formación mantienen la profesionalidad y una energía contagiosa que se notó desde la primera fila de pie a la última fila de grada.

La excelente Mr Apples es el preludio antes de desatar la locura con una tremenda colección de éxitos encadenados: House of Fun, Baggy Trousers, Our House (la conocías por el anuncio, lo sé), It Must Be Love, Madness y Night Boat To Cairo.

Tan británicos como Doctor Who, las orejas carlistas, el té de las 17:00 o Mr Bean, estos chiflados contagiaron su brío una vez más entre un respetable que pogueó con cogorzas monumentales y discursos incongruentes. Era una día para la enajenación y todos lo celebramos como tal.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *