Los súpergrupos más locos del rock

Artículos

¿Cómo era aquello de que la suma de las partes no sé qué? ¿El resultado final no es igual a la suma de las partes? No me acuerdo. Soy tan de letras que literalmente lo paso mal cuando tengo que dividir sobre un papel con mis críos. De reglas de tres ya ni hablamos.

Pero que me disperso. Vamos al lío: los supergrupos más locos del rock. De eso sí quiero hablar. Porque a veces 2+2 son 4 pero ocurre que también puede ser 3 o incluso 5. La peña piensa ‘vamos a juntarnos todos los buenos y lo petamos’. Bueno, pues sí y no.

AUDIOSLAVE

En el caso de Audioslave es un sí clarísimo. Menuda barbaridad reunir a Chris Cornell como cantante, Tom Morello como guitarrista, Tim Commerford como bajista y Brad Wilk como baterista. O sea, a Rage Against the Machine con Soundgarden. Recuerdo quedarme totalmente loco al escuchar ‘Cochise’. Su primer disco es, casi con total seguridad, una matrícula de honor. Un jodido diez. Es una pena que no duraran demasiado y, por supuesto, es una pena que no tengamos a Chris. Suena manido, pero cada vez que ponemos sus canciones sigue vivo. Y este domingo me lo ha salvado Audioslave.

VELVET REVOLVER
Iba a ser el cantante de Buckcherry, Josh Todd, pero se ve que hubo peleas entre los camellos de las colinas de Beverly Hills. De manera que acabó siendo Scott Weiland de Stone Temple Pilots (que acabó la cosa mal, como ya sabemos). Sea como fuere, Guns n’ Roses + Stone Temple Pilots. Hicieron buena mierda, lo gocé y vi a Slash en mi puta cara en la barra de la derecha de La Riviera.

CREAM
Los sesenta fueron especialmente prolíficos en lo de los supergrupos. En Londres, concretamente. En el swinging London. Mi favorito, como persona de bien y orden que me gustaría haber sido, son Cream: Eric Clapton, Jack Bruce y Ginger Baker. Pocas cosas son más leyenda que la pintada aquella de ‘Clapton is God’. Te quedas muñeco escuchándoles medio siglo después de lo buenos que eran.

CHICKENFOOT
Yo soy de Sammy Hagar. Soy de Van Hagar. Pero como aquello acabó fatal y Eddie Van Halen se ve que está regular, pues me tengo que conformar. No puedes tenerlo todo, eso es de primero de vida. Y aquí Sammy recluta al bajista de VH, Michael Anthony, y nada menos que a Joe Satriani y Chad Smith de Red Hot Chili Peppers. It’s only hard rock pero justo por eso me gusta.

AXL/DC

No es exactamente un supergrupo, soy consciente. Pero sí que fue el crossover más demente que jamás hubiéramos podido imaginar. El jodido Axl Rose de Guns n’ Roses cantante de AC/DC. Es una movida tan 2020 que mira, mejor que ocurriera en 2016 cuando no sabíamos la que se nos venía. Y el caso es que les vi en su debut en Lisboa y me quedé pillado porque resulta que Axl canta mejor con Angus que con Slash.

HIGHWAYMAN

Kris Kristofferson, Johnny Cash, Waylon Jennings y Willie Nelson. Está todo el jodido country concentrado aquí. No tengo nada claro, eso sí, que la suma de las partes en esta ocasión haga el resultado más grande. De hecho, estoy casi seguro de que no. Admito que me resultan inabarcables las carreras de estos cuatro ídolos. Pero sí que sé que me gustan más sus canciones por su lado que lo que hicieron juntos. Por lo que sea.

TRAVELING WILBURYS

Da hasta cosica escribir sus nombres. A ver: Bob Dylan, George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison, Tom Petty (y Jim Keltner). Da hasta cosica tener que explicarlo. De hecho, sabéis, no lo voy a hacer. Os voy a pinchar un temita y ya.

THE JADED HEARTS CLUB

Somos tan la polla que vamos a poner a Matthew Bellamy de bajista, con dos cojones. Eso sí que es tener huevos. Miles Kane canta y toca. Y luego es que están Graham Coxon de Blur y Nic Cester de mis adorados Jet, quien canta como Bono cuando solo sabía gritar. Una fantasía absoluta en la que el peor es, de largo el bajista.

THEM CROOKED VULTURES

Them Crooked Vultures son Josh Homme (Kyuss, Queens of the Stone Age, Eagles of Death Metal), Dave Grohl (Foo Fighters, Nirvana), John Paul Jones (Led Zeppelin) y Alain Johannes (What Is This?, Eleven, Queens of the Stone Age). Hostias tú. Qué hacemos con estos. Podría haber salido una cosa espectacular, pero no. Estuvo bastante bien, en cualquier caso. Joder, cómo no.

GRAN CAÑÓN

Pones a Leiva de batería. Pero pones a Leiva de batería porque tienes a Carlos Tarque de cantante. Ya está. Ya está. Fin. No compusieron, que yo sepa, pero una noche hubo un concierto, fui libre y vi a Tarque cantar ‘High Voltage’ de AC/DC. Como es natural, salí no ya estupefacto, sino absolutamente enajenado. Grabad un disco, no seáis cobardes.

Comparte
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *