greta van fleet the battle

Greta Van Fleet: ‘The battle at garden’s gate’

Críticas Discos
Rock clásico (sí) y robusto (también) para una nueva generación

Greta Van Fleet publican este viernes su nuevo disco, ‘The battle at garden’s gate’ (Universal Music, 2021). Ya disponible, claro, en tu plataforma de streaming favorita.

Y vale. Que sí. Llámalo revivalismo, copia o inspiración. Pero Greta Van Fleet está pasando y la banda gana empaque con cada nueva composición. La apertura con ‘Heat above’, mismamente. Y está llevando el rock más clásico a toda una nueva generación que, oh sorpresa, lo abraza con los brazos totalmente abiertos.

Ese es el gran valor del grupo estadounidense. A los que tienen una edad les suena a algo conocido, como es lógico, pues es mimético. Pero a los más jóvenes les suena a algo inesperadamente refrescante. Una rareza en las listas de éxitos de 2021. Una banda de chavales con la que identificarse por edad, eso también.

Pero es que hablamos de una banda que se marca temas como ‘Age of machine’. Un rock grandilocuente de manual que suena a resurrección y gloria de John Bonham. Vaya guitarras se marca Jake Kiszka, evidente aspirante a héroe de la guitarra en un tiempo en el que las guitarras están menos de moda que nunca.

Cuando las guitarras vuelvan a estar de moda, será por méritos propios, sí. Pero Greta Van Fleet habrán aportado su granito de arena. Porque quien copia al dios Jimmy Page tiene mil vidas de perdón, como ocurre en ‘Built by nations’. También en la más folk ‘Tears of rain’. En la luminosa ‘My way soon’. Y en todo el disco. Es así. Con un resultado cuanto menos notable. Porque si las canciones fueran malas, sería un intento de copia desastroso: pero es que no lo son en absoluto.

Ojalá más bandas jóvenes copiando sin miedo a los más gordos nombres del rock y menos bandas tributo. Ojalá el público apoyara a los buenos grupos que crean sus propias canciones para que así los (aspirantes a) músicos (profesionales) no tuvieran que tirar tantas veces de versiones y bandas tributo para ganar unos euros. Este disco también va de eso y suena a eso.

Que el álbum se cierra con ‘The weight of dreams’ con 8:51 de duración. Un himno de vocación atemporal que pasa por todo tipo de fases y crea diferentes atmósferas. Un colofón torrencial de rock robusto sobre el peso de los sueños. Pero es que, como cantaba Meat Loaf, “los sueños del rock n’ roll se hacen realidad’.

RELACIONADO

Y es que ‘The Battle at Garden’s Gate’ trata de la “esperanza y la superación de los retos que afronta la humanidad” comenta Sam Kiszka: “Vivimos en un mundo alimentado por instituciones superficiales. El disco es un recordatorio de que cantar desde el silencio depende de nosotros”.

El productor Greg Kurstin (Paul McCartney, Foo Fighters, Adele) añade: “Ver como las canciones han evolucionado, convirtiéndose en espacios sonoros en expansión, ha sido una experiencia impresionante. Me ha encantado verles explorar esas canciones de complejas estructuras y alcanzar acordes, melodías y letras más allá de lo habitual”.

El nuevo disco de Greta Van Fleet explora las fronteras artísticas del grupo y refleja fuertemente el crecimiento personal y espiritual de los miembros durante su rápido ascenso. Pasando de actuar en mugrientos bares de Detroit y Saginaw a ser cabeza de cartel en los cinco continentes y vender más de 1 millón de entradas en solo tres años. Por algo es.

SIGUE A MERCADEO POP EN

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *