Cierra Rockdelux, revista cultural de referencia durante 36 años

Actualidad Noticias

Mala manera de empezar una nueva semana con una triste despedida, pues conocemos el cierre de Rockdelux, revista musical de referencia durante los últimos 36 años. 

Así lo anuncian en sus propias redes sociales y con un comunicado que leemos íntegro a continuación. Después, aparte, hay también otro texto en el que explican con más detalle la situación:

“En el último número de Rockdelux: cincuenta y cinco colaboradores se despiden con una guía cultural para el confinamiento con recomendaciones de discos, películas, series TV, libros, cómics, blogs, videojuegos, canciones… Disfruten y hasta siempre.

Y lo que (casi) nadie se esperaba, llegó: encerrados entre cuatro paredes durante días, semanas, meses… Encerrados, sí, pero no con un solo juguete. Tiempo libre (aunque lo de “libre” quizá necesite comillas) para ver, escuchar, leer, jugar, pensar… Este número de Rockdelux (el último, sí) se planteó como una guía abierta para que los colaboradores sacaran sus filias y extendieran ante los lectores sus preferencias culturales en estos tiempos de confinamiento. Una guía que ofrecía a cada uno de los participantes una página para que enseñaran eso que los mueve y conmueve, sin necesidad de atenerse a la actualidad más inmediata.

Cincuenta y cinco firmas que nos hablan de discos, películas, cómics y libros, temas recurrentes desde hace años en las páginas de la revista. Pero también (recuerden: tema libre) aparecen recomendaciones que nos llevan a programas de radio, videojuegos y blogs. Todo con un único fin: hacer más llevadero este momento que nos hace vivir en una distopía en tiempo real.

Este adiós de Rockdelux es, también, algo así como un resumen de la filosofía que siempre ha recorrido las páginas de la revista, libre y abierta de miras, con el eclecticismo y la excelencia como únicos horizontes.

Lean, disfruten, comenten: aquí encontrarán un amplísimo abanico de propuestas para saborear sin prisas en unos días tormentosos donde parece que el tiempo ha quedado suspendido. Y no lo olviden: venceremos. Siempre”.





“Este número de Rockdelux (RDL 394) es el último. Se acabó. Después de más de treinta y cinco años (celebrados con el especial de doscientas páginas publicado en noviembre de 2019), la revista dice adiós.


La crisis generalizada que vive la prensa impresa desde hace tiempo ha ido minando un proyecto que siempre se ha mantenido al margen de los grandes grupos editoriales, defendiendo una libertad y una línea de trabajo que se han ido haciendo más difíciles de mantener.


Una pequeña editorial como la nuestra siempre ha dependido de dos factores fundamentales: un equilibrio entre ventas en quioscos (cada vez más escasos) e ingresos de publicidad. Este equilibrio lleva años resquebrajándose, y el golpe inesperado de la pandemia del coronavirus ha sido (es) una bofetada brutal que hace aún más inviable el proyecto, sobre todo teniendo en cuenta que en Rockdelux siempre hemos procurado mantener unos estándares de calidad (papel, impresión, distribución) y unas remuneraciones dignas, dentro de nuestras posibilidades, para todos sus trabajadores. El periodismo (el musical y el de cualquier otro tipo) no se hace (o no se debería hacer) gratis. En Rockdelux siempre se ha procurado apoyar esta vertiente de profesionalidad en un entorno copado por un voluntarioso (y a menudo sonrojante) amateurismo.


Tras unos primeros pasos vacilantes, heredados de una etapa editorial previa, tomamos el timón de la cabecera y la convertimos en un punto de referencia de la prensa musical y cultural en España. Hay que decirlo sin falsa modestia, incluso en estos momentos desoladores. Preservando una férrea independencia, y aun con errores, nos mantuvimos firmes en nuestro objetivo a lo largo de más de tres décadas y media. Basta con repasar los casi cuatrocientos números de la revista para dar fe de ello.


Fomentando debates, provocando críticas, educando con un criterio muy particular y nada complaciente. Haciendo amigos y enemigos sin la tibieza de las cosas neutras. Apostando por el riesgo desde la actualidad, pero analizando el porqué de ese presente con conocimiento de causa. Ganándonos el respeto de muchos y la indiferencia de pocos.


Nos vamos con la cabeza bien alta, con la satisfacción de un trabajo bien hecho y con la tristeza de no poder seguir continuándolo. No nos olvidamos de haber creado revistas pioneras en su día como Factory y Dancedelux, que ofrecieron CDs con música cuando eso no era lo habitual, ni de haber ideado los celebrados números especiales antológicos de aniversarios con listas temáticas de mejores discos que tanto éxito tuvieron. Ni de nuestra dirección artística en los mejores años del festival BAM ni de nuestra asesoría en el Primavera Sound. En fin, dejamos un hueco e invitamos a otros a que lo ocupen. Verán que no será sencillo ni fácil.


¿Y el maravilloso mundo de lo digital, se preguntarán algunos? Si antes hablábamos de precariedad, en el vasto mundo de la red esta se ensancha y aumenta: una revista digital, ahora mismo, únicamente es viable subrayando una vuelta a ese amateurismo no remunerado contra el que siempre hemos luchado.


Ahora, en la recta final, llega el momento de los agradecimientos. Por supuesto, y sobre todo, gracias infinitas por estos más de treinta y cinco años de fidelidad incondicional a nuestros leales lectores y atrevidos anunciantes, sin los cuales no habría sido posible el “concepto” Rockdelux. Porque Rockdelux siempre fue una especie de “concepto” peculiar, una publicación alejada de la normativa generalista y fiel a una línea única: en ningún otro medio se habló de tantas músicas diversas y aparentemente enfrentadas sin ningún prejuicio ni barrera, característica que quisimos aplicar y extender a una manera de ver la vida: libre, abierta, tolerante y desinhibida. Este número final es una nueva muestra de ello, solo que ampliando el campo a referentes culturales de primera magnitud, tal como se venía haciendo en la revista desde hacía ya muchos años.


Ha sido un número cocinado desde casa por cada uno de los participantes, una cincuentena de colaboradores de los más habituales en estas páginas (de diversas generaciones) que ofrecen recomendaciones de primer nivel para paliar este confinamiento que nos ha transformado la vida y que, en cierta manera, ha puesto fin a la historia de Rockdelux. Ellos han escrito sus textos sin saber que este iba a ser el número de despedida, pero desde la dirección preferimos no comunicárselo para evitar así un exceso de sentimentalismo. Les damos también las gracias a todos ellos, ya que con su alto nivel de conocimiento, curiosidad e inteligencia han engrandecido los contenidos de Rockdelux durante muchos años. Gracias también a los que no han participado en este adiós, pero han contribuido con su esfuerzo y dedicación a Rockdelux a lo largo del tiempo. Una nómina extensísima de colaboradores pasados y presentes, los mejores periodistas musicales posibles, que han hecho grande la historia de la revista: de facto, una escuela oficiosa de periodismo musical y, ya, cultural.


Y nuestro más sincero agradecimiento también a todas las personas que han trabajado día a día en la redacción, diseño, fotografía, corrección, producción, publicidad, administración y promoción de la revista y sin las cuales no hubiese sido posible hacer llegar a los quioscos cada mes un nuevo número de Rockdelux.


Esto ha sido todo, amigos y amigas. Muchísimas gracias. Fue un inmenso placer estar ahí. Hasta siempre”.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *