Así ayudó Eddie Van Halen a encumbrar a Michael Jackson

Artículos

Eddie Van Halen no recuerda cuanto cobró por hacer de ‘Beat it’ el himno que todos conocemos. O sea, no recuerda la cantidad exacta de cervezas que le pidió a cambio a Quincy Jones, celebérrimo productor del ‘Thriller’ de Michael Jackson. “Las llevé yo mismo, si recuerdo bien”, remarcó a la CNN en 2012.

Nos situamos en 1982. Van Halen ya habían reventado todo con sus cinco primeros discos. Eran el grupo de rock más festivo, pervertido y divertido que uno pudiera imaginar. Y su guitarrista, Eddie Van Halen, era básicamente el puto mejor. Y lo es y lo será.

Es esta una historia fascinante como debe ser. A la altura de la leyenda. O sea, el ya tristemente difunto guitarrista afirmó en su momento que hizo la colaboración esperando que sus compañeros de grupo no se enteraran. Pues bien, aviso a navegantes: se equivocó y eso desembocó en una crisis terrible. Como todo lo que uno desea que nadie sepa.

“Me dije a mí mismo: ‘Quién va a saber que toqué en el disco de este niño, ¿verdad? Nadie se va a enterar. ¡Incorrecto! Gran error. Terminó siendo la grabación del año”, rememoraba Eddie en 2012 en la citada entrevista con la CNN.

El álbum lo estaban grabando los sobresalientes músicos de Toto, de modo que el solo podría haberlo hecho un tipo tan talentoso como Steve Lukather, quien de hecho toca la guitarra principal y el bajo. Pero ahí estuvo el ojo de Quincy Jones para llamar al mejor guitarrista del momento para elevar el nivel aún un poco más.

El propio Quincy fue quien le llamó para proponerle la cuestión, aunque Eddie pensaba que se trataba de una broma telefónica. Una vez sacado de su error por el propio productor, quedaron en verse en el estudio al día siguiente. Y así fue.

“Le pregunté a Quincy qué quería que hiciera y me respondió que lo que quisiera”, relata el guitarrista, prosiguiendo: “Escuché la canción e inmediatamente pregunté ‘¿puedo cambiar algunas partes?‘. Me giré al ingeniero y le dije ‘a ver, desde el puente, corta esa parte, ve a esa otra, quita el estribillo. Tardó unos diez minutos en armarlo y procedí a improvisar dos solos sobre eso”.

En otra entrevista con Billboard en 2015, profundiza aún más Eddie al confesar que no le gustó nada la sección en la que querían que hiciera el solo. Los cambios que hizo fueron para poder tocarlo en clave de Mi: “Al cambiarlo pude hacerlo. Los acordes debajo fueron los que hicieron que fuera interesante. Así que supongo que lo reorganicé”.

RELACIONADO: La sonrisa de Eddie Van Halen

Para cuando Eddie estaba terminando el segundo solo, apenas veinte minutos después, apareció Michael y con cautela le dijo que había “cambiado la parte central de la canción”. “Me imaginé que o le gustaría o haría que sus guardaespaldas me echaran por destrozar su tema“, confiesa divertido.

Ocurrió lo primero. “Muchas gracias por tener la pasión no solo de meter tu solo, sino de preocuparte de mejorar la canción“, contestó Michael, según la versión de Eddie Van Halen, quien saca del baúl de sus recuerdos una divertida anécdota cuando se publicó la colaboración.

“Nunca olvidaré cuando Tower Records estaba aún abierto en Sherman Oaks. Estaba comprando algo y ‘Beat it’ sonó por toda la tienda. Llegó el solo y escuché a unos chavales delante mía diciendo ‘escuchad a ese tipo tratando de sonar como Eddie Van Halen’. Les toqué en el hombro y les dije ‘¡soy yo!’ Fue divertidísimo”, cuenta.

Y es que el guitarrista decidió no salir en los créditos de la canción, precisamente porque, como ya hemos comentado, no quería que sus compañeros de grupo se enteraran. Pero se enteraron y tuvo que dar explicaciones ante una deslealtad que no gustó demasiado.

“Les dije ‘Dave, estabas fuera del país. Alex, tampoco estabas. No pude llamar a nadie para pedir permiso”, relata, engañándose a sí mismo descaradamente, pues es evidente que si una cosa no hizo Eddie Van Halen para esto fue pensar en pedir permiso en ningún momento.

El enfado creció porque ‘Thriller’, en su éxito monumental, regresó al número 1 en Estados Unidos en 1984 después de que Michael Jackson se quemara el pelo en aquel famoso anuncio de Pepsi. El incidente hizo que el disco, con ‘Beat it’ como uno de sus hits principales, volviera al liderato justo para quitárselo a Van Halen con su obra cumbre comercial: ‘1984’. Y ahí estaba Eddie jodiendo de alguna manera a su propio grupo.

Esto desembocó, junto a otras miles de movidas, en la salida del cantante David Lee Roth, empeñado en lanzarse como solista. Un importante daño colateral que acabó con la etapa clásico de la banda, vale, pero eso nos dejó de por vida un himno pop del tamaño de ‘Beat it’. ¿Quién no podría enterarse, Eddie?

Una vez descubierto ya el pastel, incluso compartieron escenario en el ‘Victory Tour’ de Michael en 1983. Ya total, qué más daba.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *